Viernes, 29 Julio 2016 00:00

Nueva Prensa de Guayana, a las puertas del cierre técnico

 
Valora este artículo
(8 votos)
“Nunca habíamos vivido algo así”, dicen los trabajadores “Nunca habíamos vivido algo así”, dicen los trabajadores Jhoalys Siverio
 

BARRA5

MÁS INFORMACIÓN

■  Trabajadores de Nueva Prensa de Guayana protestaron contra amenaza de despido a editor

■  Nueva Prensa nuevamente en riesgo por falta de papel

■  Trabajadores de Nueva Prensa de Guayana temen cierre técnico por falta de papel

 
     

Trabajadores de Nueva Prensa de Guayana (periodistas, personal administrativo y de rotativa), llevaron a cabo una asamblea en la que se intentaron consolidar nuevas estrategias para no detener el trabajo dentro del medio de comunicación, que está a punto de un cierre técnico por la falta de papel y recursos económicos.

Según lo expresa Elías Rivas, periodista de política, está planteada la posibilidad de cerrar la empresa por 30 días. Dicho cierre se debe a que no se está generando el suficiente recurso económico para poder costear los gastos de nómina para los trabajadores.

La opinión de los trabajadores, continuó, es de suma importancia por lo que se busca que estos aprueben o no esta medida radical, y a la vez se discutan otros planes que sirvan de apoyo.

“Los trabajadores en un principio no están de acuerdo con el cierre porque esto significaría dejar la empresa sola, y abandonar sus puestos de trabajo; la intención realmente acá es continuar. Entonces se están buscando  nuevas alternativas para tratar de que ellos se mantengan en sus puestos”, alertó Rivas, este viernes por la mañana en la sede del periódico, donde se llevó a cabo la asamblea explicativa para los que hacen vida laboral en el medio.

El periodista también explica que hubo una reunión con el administrador ad hoc, Carlos Julio Bello, y este les explicó sobre el cierre. Ante esto, Rivas aseguró que los trabajadores están comprometidos con el periódico y no se irán a sus casas.

Se planteó la posibilidad durante la reunión de hacer un intercambio con otros medios de la región para que les faciliten bobinas.

Por otro lado, 169 trabajadores directos y más de 600 que se benefician de manera indirecta se verán afectados si dicho cierre se lleva a cabo en los días próximos.

La mayoría de los trabajadores directos están en sus casas, en los que se incluyen trabajadores del departamento de rotativa  y de producción. El personal mínimo, en los que figuran periodistas, reporteros gráficos y personal de transporte y seguridad,  son los que continúan asistiendo en horario de oficina.

“Quienes se quieran quedar (luego de culminado el horario de oficina) es por voluntad propia”, dice Rivas y agrega que la restricción de recursos limita el horario de los trabajadores que está ahora mismo de 8 a 12 y de 2 a 6, desde que paralizaron su circulación impresa el 19 de julio.

Este medio de comunicación, en lo que va de año cesó su circulación impresa dos veces. La primera fue en junio y menos de un mes después de que les hicieron llegar las bobinas, vuelve la paralización de sus actividades, esta vez con la amenaza de un cierre más radical.

Ignorado su derecho

Representantes de Nueva Prensa estuvieron en Caracas para visitar las instalaciones de la Corporación Alfredo Maneiro, donde se intercambiaron palabras con el director ante la evidente opacidad del tema. No hubo respuestas, porque “no estaban autorizados a dar la información”.

La única manera, dice Rivas, de contactar a las figuras de Alfredo Maneiro es mediante correo electrónico; pero a pesar de la constante insistencia, nunca obtuvieron respuestas.

Los que hacen vida laboral en el medio de comunicación siguen sin entender el silencio de Alfredo Maneiro justo ahora, después de que en años anteriores, a pesar de la apretada situación con las bobinas a nivel nacional, siempre lograron resolver a tiempo.

Los empleados admiten que se han hecho las diligencias correspondientes para exigir su derecho y continuar con las ediciones impresas, pero la opacidad, la falta de información y la intervención directa de la corporación, continúan siendo elementos que dañan el panorama de la empresa.

Dolor por su hogar

Lo que más le duele a Elías Rivas sobre la problemática que vive el lugar que lo ha visto crecer como periodista es ver la redacción vacía y la cara desmotivada de sus compañeros, en los que se incluyen sujetos que dedicaron 19 años a la empresa y personas de la tercera edad que incluso no han cobrado su bono de alimentación.

Guillermo Mora, con más de 19 años en la empresa, alega nunca haber visto una situación tan grave.

“Es como si estuviéramos viviendo una guerra fría, algo donde no existe iniciativa para solucionar los problemas (…) es un poco difícil porque uno no sabe ni cuándo va a cobrar, ya tenemos tres cestaticket que no nos están pagando porque no hay dinero”, alertó Mora, de 77 años de edad.

Durante la asamblea se discutió solo trabajar de lunes a viernes, pero los trabajadores de todos los departamento, y también periodistas, están dispuestos a “trabajar de lunes a lunes” para mantener viva la redacción. 

Visto 4922 veces Modificado por última vez en Viernes, 29 Julio 2016 23:38

Llegó el momento. Es la hora de poner a funcionar al máximo la cabeza, es decir, la inteligencia. El corazón del cual se deriva la...

Tres veces escapa el genio de América a la muerte decretada por la traición. La primera en Jamaica, el 10 de diciembre de 1815, cu...

En el texto al cual hacemos referencia, su autor se plantea como pregunta: ¿Por qué los individuos consienten gustosamente su prop...

El día que se materialice su esperada salida del poder y ojalá sea por una negociación acordada que evite derramamientos de sangre...