Jueves, 24 Septiembre 2015 00:00

El largo brazo de la ley en internet

 
Valora este artículo
(0 votos)

Estamos viviendo en una era en que la privacidad es cada vez más un término relativo, algo peligroso si es usted alguien cuyo comportamiento o ideales van a lo que la mayoría considera cuestionable.

Internet se ha vuelto un sitio peligroso. Bueno, siempre lo ha sido, para ciertos individuos que no saben en lo que se están metiendo. Pero desde que se abrió la posibilidad de que cualquiera pueda tener una voz de manera abierta en línea, ciertos seres que cometen lo que podría ser considerados crímenes contra la sociedad, ya sea en palabras o en acciones, e internet se los devorará vivos.

Por supuesto recuerdan al dentista que debió esconderse al matar a Cecil el león, en Zimbabwe (aunque según él simplemente fue a visitar un familiar, no esconderse). Por las entrevistas que he visto, es un tipo serio, un poco equivocado en su manera de pensar en mi opinión muy personal, pero centrado. El más reciente a quien internet le ha caído encima se lo tiene un poco más merecido, si juzgamos por su actitud en redes sociales.

Martin Shkreli tiene 32 años y es un multimillonario dueño de Turing Pharmaceutics, que hace el medicamento Daraprim, usado para tratar toxoplasmosis, en particular peligroso para niños y enfermos de sida. Decidió esta semana, así de la nada, aumentar su precio de 13,50 dólares a nada menos que 750 dólares. Un incremento del 5.000%.

Y no sólo eso, Shkreli empezó a vanagloriarse de ese aumento en Twitter casi de inmediato. El escándalo que causó fue llamado “rabia socialista y liberal”, y en general decía que esto era algo perfectamente normal. “Total, me encanta la ganancia”, afirmó. Pero a 48 horas del aumento, Shkreli anunció que habían acordado bajar el precio a algo más alcanzable mientras aún podían tener una ganancia. Supongo que el hecho de que hasta la precandidata demócrata Hillary Clinton comentó en Twitter tuvo algo que ver.

Dos lecciones de este caso: estamos viviendo en una era en que la privacidad es cada vez más un término relativo, algo peligroso si es usted alguien cuyo comportamiento o ideales van a lo que la mayoría considera cuestionable. Y segundo, si vas a actuar como un tarado en Twitter, mejor no escribas en Twitter.

     
 

Esta app es necesaria en Venezuela

La vida nocturna caraqueña -y por las historias que me han dicho, en toda Venezuela- ha desaparecido por el estado de la inseguridad. Aún hay gente que necesita salir de noche y regresar a su casa, claro, lo que hace una aplicación como Companion prácticamente obligatoria. Cuando esté regresando a su casa tarde en las noches, la aplicación le avisa a todos sus contactos a monitorear su viaje. Si pasa por una zona peligrosa, presione el botón que indica “Me Siento Nervioso” para que sus contactos estén alerta y la Policía empiece a rastrearlo. Si se siente amenazado, puede llamar al número de emergencia directamente desde la aplicación. Por supuesto, esto aún no está activado en todo el mundo. Pero cómo hace falta, aunque imagino la angustia de tener a TODOS tus contactos pendientes que llegaste. Si quiere probarla, está disponible tanto en la App Strore como en Google Play.

 
     
Visto 4230 veces Modificado por última vez en Viernes, 25 Septiembre 2015 05:05

La pareja conformada por Iván Artal y Karina Romero salieron desde Santa Elena de Uairén a recorrer América del Sur. Llevan 12 mil...

A través de un proceso de filtrado la orina es convertida en agua y luego en cerveza. En el proceso también se producen fertilizan...

El inicio del verano estará marcado por una espléndida luna llena que tenía ausente casi siete décadas. El día del solst...

Las anguilas sí atacan fuera del agua. Hace 200 años el explorador alemán habría dado luces de este comportamiento por parte de la...

Un estudio reciente hecho en la univeridad de Canterbury, en Nueva Zelanda, destaca que "un 30 por ciento de todos los sets d...

La pizza midió un kilómetro 853 metros y para su elaboración se requirieron 1,6 toneladas de tomate, 2 toneladas de mozarella, 200...