Viernes, 17 Octubre 2014 00:00

Ciudad Guayana carece de un plan integral de gestión de desechos sólidos

 
Valora este artículo
(0 votos)
En Caroní el relleno sanitario de Cambalache colapsó hace unos 10 años e impera un sistema arcaico que se limita a recoger los desechos y depositarlos en el rebasado vertedero En Caroní el relleno sanitario de Cambalache colapsó hace unos 10 años e impera un sistema arcaico que se limita a recoger los desechos y depositarlos en el rebasado vertedero Fotos William Urdaneta

 

El desarrollo del municipio Caroní, el de mayor concentración poblacional del estado Bolívar, no sólo se circunscribe al universo de las empresas básicas que hoy están en franco declive. La realidad impone una atención inmediata al manejo de la basura para, por un lado, reducir la contaminación y, por el otro, fomentar una cultura de reciclaje.

El presidente de la Corporación de Servicios Patrióticos Sociales, Raúl Mora, reconoció que no hay una estructura que englobe el manejo de la basura en Ciudad Guayana y aceptará las propuestas de expertos de la UNEG que plantean mejorar prácticas de clasificación de los desperdicios y mayor eficiencia en la recolección de los mismos.
_________________________

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“Lo que más le preocupa a la gente es la recolección de la basura, pero realmente la disposición final se ha convertido en un problema socio ambiental que requiere atención urgente de las autoridades”, afirma el profesor Luis Guzmán, licenciado en Biología e investigador en la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG).

Guzmán fue uno de los tres profesionales en el área ambiental entrevistados durante la semana del 13 al 17 de octubre de 2014, en la que Correo del Caroní consultó a varios investigadores para diagnosticar y proveer propuestas sobre cómo mejorar el sistema de recolección de desechos sólidos de Caroní, en vista de las recientes quemas de basura en el colapsado relleno sanitario de Cambalache, principal foco de contaminación de Ciudad Guayana.

Ante una evidente “improvisación” en el manejo de la basura, el municipio fundado entre los ríos Caroní y Orinoco involucionó hacia un sistema “arcaico” en el que los camiones de basura pasan irregularmente por la ciudad, recogen la basura, para echarla en un colapsado vertedero en el que periódicamente se incineran los desperdicios, sin distinción.

Inconciencia vs. Educación ambiental
Nay Valero, licenciada en educación con maestrías en Ciencias Ambientales y Educación Ambiental, coincide con Guzmán al decir que pensar solamente en la limpieza de las calles es “la punta del iceberg”, y que la estrategia debe apuntar hacia la “recolección selectiva” de los desechos para su posterior reciclaje, todo bajo políticas estatales que engloben la educación ambiental.

La experta ha determinado, a raíz de una investigación que adelanta sobre los vertederos de basura que se encuentran en el terreno detrás de la sede Atlántico de la UNEG, que “la falta de información de las personas, asociado al desconocimiento de la ley, en cuanto a deberes y derechos” es uno de los factores que influye en la “visión egoísta” de “tirar la basura a la calle porque es responsabilidad de la Alcaldía recogerla”.

VALERO
Nay Valero, profesora e investigadora de la UNEG: “Siempre digo que hay que preparar la basura como una bolsa de compra, para que no se rompa y se pueda manejar (…) esto incluye el respeto hacia quienes recogen la basura”.

La inconciencia ciudadana de botar en cualquier parte los desechos es la mejor aliada de la “falta de supervisión” de la Alcaldía en el cumplimiento del recorrido del aseo urbano.
Valero asegura que “estamos nulos” en educación ambiental, la cual es muy necesaria para desarrollar valores y actitudes apropiados en cuanto al manejo de la basura.

Recomienda que se involucre a los estudiantes a analizar cómo es la bolsa de desechos de su hogar y cómo se gestiona la basura en su comunidad, para que identifiquen qué deben mejorar para generar la menor cantidad de desperdicios y tomar en cuenta “cuán responsable soy yo de generar un ambiente sano para mí y para todos los ciudadanos”.

Manejando la información adecuada, las personas pueden ir perfeccionando prácticas como reducción de consumo, reutilización de materiales o clasificación previa de la basura para su posterior reciclaje.

“La basura es oro”
La disposición final de la basura configura el mayor problema de la gestión de desechos sólidos local. Aun cuando haya los camiones adecuados que cumplan las rutas establecidas, el relleno sanitario de Cambalache está colapsado desde hace 10 años, derivando en un vertedero descontrolado cuyas quemas afectan la salud de los guayacitanos.

La profesora e investigadora de la UNEG, Ana Jorge, rechaza que en la ciudad “No hemos comprendido que la basura es oro, que es dinero, que si reciclamos esa basura tiene valor”.

El presidente de la Corporación de Servicios Patrióticos Sociales (CSPS), Raúl Mora, coincide con esta idea pero, lamentablemente, la municipalidad no ha diseñado o dispuesto la infraestructura para que esta práctica se lleve a cabo. Mora reitera que la iniciativa debe comenzar desde los centros de generación: Hogares, comercios e instituciones.

Pero Jorge difiere de esto. Mientras no haya la cultura ciudadana, la experta considera que se puede avanzar en el tema con la creación de estaciones, previas al relleno sanitario, en donde la municipalidad pueda separar la basura en orgánica e inorgánica, separando el papel del vidrio, plástico y metales.

JORGE
Ana Jorge, profesora e investigadora de la UNEG: “No es que hace falta traer un científico de Alemania, no. La legislación venezolana es muy clara en cómo hay que manejar la basura, lo que hay que hacer aplicarla y cumplirla”.

Por su parte, si se comenzara a clasificar la basura en los hogares y demás centros de generación, Valero expone la experiencia de la UNEG de Chilemex, en la que se clasificó la basura por tipos “pero venía el camión y recogía todo en la misma bolsa y se lo llevaba todo junto” perdiendo efecto todo tipo de esfuerzo.

En este sentido, propone a la municipalidad la “recolección selectiva de la basura”, determinando horarios para la recopilación de los distintos tipos de materiales, por parte de las empresas procesadoras de los mismos.

Además, ambas investigadoras llaman a retomar “proyectos composteros” para aprovechar los desechos orgánicos como insumos para elaborar abono para la agricultura, los cuales se pueden llevar a cabo en las instituciones educativas.

Hacia dos rellenos sanitarios
Para Cambalache solo hay una espera, aparentemente, interminable. El antiguo Ministerio de Ambiente ordenó el saneamiento y clausura del relleno sanitario en 2012. Las autoridades han repetido hasta el cansancio estar “finalizando la ingeniería de detalle” para el terreno donde se ubicará el nuevo relleno sanitario, del cual se desconoce localización y fecha de inauguración.

El profesor Luis Guzmán propone algo “más ambicioso” para prever, a largo plazo, que se repita el mismo colapso de Cambalache. Habla de habilitar un relleno sanitario para Puerto Ordaz y otro para San Félix.

GUZMAN
Luis Guzmán, profesor e investigador de la UNEG: “En el relleno sanitario debería haber plantas de manejo de desechos sólidos con la tecnología para recuperar y reutilizar algunos materiales como materia orgánica, madera, plásticos, vidrio y chatarra ferrosa”.

Reitera la importancia de las labores de “cobertura diaria” de las fosas del relleno, que permiten estimar la producción de basura per capita y por día, además de la instalación de tuberías para el aprovechamiento de los gases generados por los desechos “y sacar energía de allí”, la cual es utilizada en países de Europa, por ejemplo, para alimentar los sistemas de calefacción residenciales.

Vista la claridad del diagnóstico y la pertinencia de las propuestas, el funcionario Raúl Mora aceptó el ofrecimiento de los expertos para diseñar el plan y lograr su ejecución durante un encuentro con varios profesores de la UNEG.

Mora y los expertos consultados invitan a los guayacitanos a “poner su granito de arena” para mejorar el aspecto de la ciudad y la gestión de los desechos producidos, pues “una ciudad limpia es la que menos se ensucia”.

     
 

Restablecer el Ministerio de Ambiente

Los tres expertos consultados coinciden en la necesidad de que se restablezca el Ministerio de Ambiente como un despacho independiente, pues su existencia significaba uno de los pocos adelantos de Venezuela en su gestión gubernamental, pues seguía las recomendaciones internacionales en el área que invitan a la especificación en materia legislativa ambiental.

Nay Valero expresa que “es un ministerio trasversal a toda la gestión gubernamental (…) ¿Qué va a pasar con el marco jurídico ambiental (venezolano) si no se restablece?” inquiere. Ana Jorge, un poco más optimista, espera que desde el Ministerio de Vivienda, Hábitat y Ecosocialismo (despacho que absorbió a la cartera de Ambiente) “se continúe lo que ya se venía haciendo. Hay unas responsabilidades establecidas”.

 
     
Visto 6990 veces Modificado por última vez en Viernes, 17 Octubre 2014 21:53

Autoridades en el estado Bolívar priorizan la construcción de una plaza recreacional en tiempo récord para los actos oficiales por...

Durante 2016, los vecinos del sector II solo recibieron la bolsa en dos oportunidades. Este año los supermercados estatales les di...

Tres días de kilométricas colas para surtir combustible han tenido que sortear los conductores de Ciudad Guayana. Las fallas en el...

Adolfo Salazar acudió a la Fiscalía Segunda por los golpes que recibió en las afueras del supermercado chino Atlántico Center en P...

La primera promesa de finiquitar este espacio para la disposición final de desechos sólidos data del 29 de octubre de 2014, cuando...