Miércoles, 15 Octubre 2014 00:00

“Estamos nulos en cuanto a la educación ambiental”

 
Valora este artículo
(4 votos)
La profesora e investigadora llama a ser conscientes “que mi bolsa de basura genera un problema para todo el municipio” y del impacto de los desperdicios producidos para el ambiente La profesora e investigadora llama a ser conscientes “que mi bolsa de basura genera un problema para todo el municipio” y del impacto de los desperdicios producidos para el ambiente Fotos William Urdaneta

La contaminación que resulta de las quemas en el botadero municipal en Cambalache, cuya humareda que fue consumida la noche del miércoles por los guayaneses causa irritación ocular, alergias y malestares respiratorios, es el eslabón último de un deficiente sistema de recolección de desechos sólidos. Correo del Caroní ha recurrido esta semana a investigadores y especialistas en gestión ambiental para consolidar el diagnóstico del problema y plantear soluciones que puedan ser acogidas por las autoridades.

En la edición de hoy la profesora de la UNEG, Nay Valero, enfatiza en la educación ambiental como una salida estructural a la crisis de la basura.

Valero explica que la educación ambiental tiene como eje central “manejar la información y revisar nuestros valores y actitudes” en cuanto a la preservación del ambiente, y en materia de desechos sólidos “informar qué es el ciclo de la basura y cómo podemos actuar en ese ciclo, llámese reduciendo (consumo), reutilizando o clasificando (la basura) para el recicla

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Muchas ciudades en Venezuela se ven “ahogadas” en la basura. Montones de basura aquí y allá develan una gran carencia en la infraestructura del aseo urbano, tanto en falta de unidades recolectoras como de personal capacitado… Sin embargo, pensar solamente en la limpieza de las calles es “la punta del iceberg” del colapso del sistema de recolección de desechos sólidos.

Nay Valero, licenciada en educación con maestría en Ciencias Ambientales y en Educación Ambiental, considera que además de la carencia de infraestructura hay una marcada desinformación en cuanto a cómo manejar los desperdicios, sobre todo a nivel particular.

En el municipio Caroní se evidencia una falta de educación ambiental. Valero, quien es profesora e investigadora de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG), miembro del Centro de Investigaciones en Gestión Ambiental y Desarrollo Sustentable (Cigads), se encuentra realizando una exploración sobre varios vertederos que se han formado paulatinamente en el terreno ubicado detrás de la UNEG Atlántico y ha encontrado tres razones principales de la aparición y proliferación de los mismos.

“En primer lugar la falta de información por parte de las personas, asociado al desconocimiento de la ley, en cuanto a deberes y derechos” apunta la experta, rechazando la concepción común de que “tiro la basura en la calle porque es responsabilidad de la Alcaldía recogerla. Esa es una visión bastante egoísta que tenemos que cambiar”.

Por otra parte, destaca la “falta de supervisión” por parte de la municipalidad en cuanto al cumplimiento de rutas y normas técnicas, y en tercer lugar, los “valores y actitudes en relación al consumo y la preparación de la basura” por parte de los ciudadanos, que no parecen tomar en cuenta la disposición final de los desechos.

“¿Qué hay en mi basura?”
La especialista en educación ambiental resalta que para promover un cambio hay que entender “qué significa para mí la recolección de la basura. Es un trabajo de corresponsabilidad” entre los habitantes y las autoridades, en este caso la Alcaldía de Caroní.

Valero recomienda que, cuando se habla de educación en escuelas y universidades “los temas deben tocar al estudiante. No vamos a hablar de la basura de todo el municipio sino de qué hay en la basura de la casa del estudiante, por ejemplo, y de cómo es la gestión de la basura en su comunidad”.

Esto va a generar que los educandos “se involucren sin señalar a los demás (…) Se van a ver reflejados en cuáles son sus prácticas” e identificar lo que deben mejorar para que el sistema de su comunidad genere la menor cantidad de desperdicios, y ser conscientes “que mi bolsa de basura genera un problema para todo el municipio” y de “cuán responsable soy yo de generar un ambiente sano para mí y para todos los ciudadanos”.

A7ENVASES2En Cambalache algunas personas recogen botellas y latas. Valero resalta que la clasificación de la basura debe hacerse en una estación previa al relleno sanitario “porque allí ya está contaminada” complicando el posible reciclaje de la misma


Educación ambiental “nula”

La educación ambiental tiene como eje central “manejar la información y revisar nuestros valores y actitudes” en cuanto a la preservación del ambiente, y en materia de desechos sólidos “informar qué es el ciclo de la basura y cómo podemos actuar en ese ciclo, llámese reduciendo (consumo), reutilizando o clasificando (la basura) para el reciclaje”.

Valero afirma que “se han perdido” las iniciativas de educación ambiental en las escuelas, y que actualmente “estamos nulos” en cuanto a programas educativos que abarquen lo propio. Comunica que dentro del currículo bolivariano, que recientemente ha discutido el Ministerio de Educación, “está el tema de Ambiente y Salud Integral, pero la basura está planteado como un tema más” y no a profundidad.

La instrucción en esta materia va desde saber qué desperdiciamos, para evaluar la disminución del consumo, hasta cómo se dispone la basura “en bolsas adecuadas. Siempre digo que hay que preparar la basura como una bolsa de compra” en la que se busca evitar que la misma se rompa y se pierda el contenido. De esta manera se facilita el trabajo de recolección, pues se debe incluir además el “respeto hacia quienes recogen la basura”.

Políticas de reducción de desechos
Para la experta, la educación ambiental “es una responsabilidad compartida de las diferentes instancias rectoras en materia educativa”, pero su ejecución debe “ser un trabajo coordinado entre el Ministerio de Educación, el Ministerio del Ambiente, que esperemos que se recupere (…) y del Ministerio de Producción y Comercio”.

Valero resalta que el tipo de desechos que genera cada comunidad “tiene que ver con el tipo de producción” por lo que el último despacho mencionado debe estimular la producción de materiales “reutilizables o duraderos. Si solo apoyamos materiales desechables, pues las mismas políticas están impulsando que se genere más basura en el país”.

Falta de comunicación
La “verdadera contraloría social” debe ser la que ejerzan los ciudadanos al informar a la Alcaldía, de forma expedita, las fallas del sistema de recolección de basura. Valero recuerda que, hace 18 años, cuando formó parte de la gestión de la basura de Caroní dentro de la municipalidad, “había un supervisor por cada parroquia” que garantizaba el recorrido del camión, el cual recibía “datos precisos” de las denuncias que hacían los ciudadanos vía telefónica a este departamento.

Actualmente, a pesar que la “contraloría social” está contemplada en la Ley de Consejos Comunales, “no hay el mecanismo para operacionalizar” la misma. Valero recomienda a la actual gestión “que garantice la comunicación” con los ciudadanos, no solo al publicar rutas y horarios del aseo urbano, sino que se puedan registrar los reclamos “en una página web, por ejemplo, o a través de las redes sociales, pero que sean procesados de forma inmediata”.

Mientras no se integren los esfuerzos gubernamentales por educar a la población y a las autoridades competentes sobre el manejo adecuado de desechos sólidos, todos los municipios del país continuarán estancados en resolver la desaparición de la basura de calles y aceras, limitándose a reparar la “punta” y no el resto del “iceberg” que es el sistema de desechos sólidos.
________________________________________________________________________________________

Retomar el cobro de la basura

La especialista en educación ambiental Nay Valero recuerda que el sistema de recolección de desechos sólidos es uno de los mayores gastos que puede tener cualquier municipalidad y que debe retomarse el cobro del servicio, siempre y cuando “se establezca un criterio apropiado” para el canon, el cual debería obedecer a “un estudio previo, por parroquia o por UD (Unidad de Desarrollo) sobre cuánta basura se produce” en cada urbanización.

El impuesto por la recolección debería ser sinónimo de mejoras en equipos: Valero recomienda el funcionamiento de “mínimo, una compactadora por parroquia”, reiterando que solo estas son adecuadas para recoger la basura porque disminuyen el volumen de la misma y la proliferación de contaminantes. Además, el personal operativo debe tener la dotación de guantes, lentes y mascarillas necesarias para no ser portadores de infecciones al manipular la basura.

_________________________________________________________________________

NOTAS RELACIONADAS

Cambalache sigue humeando

Movev reitera denuncias sobre manejo de basura en Guayana

Visto 4312 veces Modificado por última vez en Jueves, 16 Octubre 2014 05:57

La organización denunció que el Estado venezolano implementa medidas represivas “con lógica bélica para supuestamente abordar la d...

El nuevo informe del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social detalla que Bolívar fue uno de los estados que más protestó ...

El informe del primer semestre de 2018 de la ONG Una Ventana a la Libertad, determina las precarias condiciones de los centros de ...

“Hoy a mi hermano se le juzga siendo inocente por denunciar el sistema que ha apresado, asesinado y condenado al exilio a millones...

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) documentó 2.163 protestas en julio de 2018, un promedio de 72 reclamos ...

Este viernes se difundió un video en el que el diputado, secuestrado por la dictadura, aparece manchado de excremento en una espec...

En medio de la cumbre sobre cambio climático de la ONU, la organización humanitaria Oxfam advierte que las tormentas e inundacione...

El número de sitios naturales amenazados por el cambio climático ha incrementado de 35 a 62 en solo tres años, revela laUnión Inte...

La canciller Merkel advierte que las medidas adoptadas hasta ahora son insuficientes para limitar por debajo de los dos grados cen...

El dinero que las naciones industrializadas debieran destinar a las más vulnerables para que se adapten al cambio climático fue un...