Martes, 14 Octubre 2014 00:00

“La solución a la basura no es recogerla y tirarla en un botadero”

 
Valora este artículo
(7 votos)
“Con el gas metano se podría generar energía eléctrica para la comunidad de Cambalache, por ejemplo” “Con el gas metano se podría generar energía eléctrica para la comunidad de Cambalache, por ejemplo” Fotos William Urdaneta

Puede que lo que más preocupe a los guayacitanos sobre la situación de los desechos sólidos es que el aseo urbano pase por el frente de su casa. Que recoja la basura y se lleve lejos los desperdicios que nadie quiere a su lado; pero aunque esto sea el fin de los males para muchos, el problema de los desechos sólidos va mucho más allá.

Ese es el punto de partida del especialista en ambiente Luis Guzmán, quien lejos de llover diagnósticos sobre el ya mojado panorama, propone algunos aspectos sobre la disposición final de desechos sólidos; esos que se implementaban cuando Ciudad Guayana fue referencia internacional en gestión de servicios públicos.

Además de un nuevo relleno sanitario, tan ofrecido como esquivo por el gobierno regional, Guzmán reflota medidas como: la cobertura diaria de desechos, la instalación de tuberías dentro de las fosas para drenar el gas metano que podría usarse con fines energéticos, pero muy especialmente rescata la necesidad de una profunda educación ambiental, que a su juicio debe comenzar con una clasificación de desechos en casa.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Basura aquí y allá. Ciudad Guayana exhibe montones de basura, unos más grandes que otros, como prueba fehaciente de un sistema de recolección de desechos sólidos que opera de forma deficiente, desde hace muchos años.

La reiterada quema de basura en el colapsado vertedero de Cambalache, como sucedió la semana pasada, demuestra no solo las fallas de infraestructura para la recolección, como falta de camiones compactadores de basura, de contenedores, o de cumplimiento de rutas urbanas… sino también serios problemas en la disposición final de los desechos sólidos. ¿Qué hacer con tanta basura?

“Lo que más le preocupa a la gente es la recolección de la basura, pero realmente la disposición final se ha convertido en un problema socio ambiental que requiere atención urgente de las autoridades”, afirma el profesor Luis Guzmán, licenciado en Biología y con varias especializaciones en el área ambiental, además de catedrático e investigador en la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG).

Guzmán considera que la situación de manejo de desechos sólidos ha sido “suficientemente diagnosticada” por expertos y técnicos locales que han dado “numerosas y diversas opciones sin que ningún organismo del Estado haya prestado atención”. A su juicio, se trata de una falta de voluntad política que ha condenado a Ciudad Guayana a sufrir de los embates de la contaminación, que producen prácticas nocivas como la quema de basura que se vive en el sector de Cambalache.

Sistema en retroceso
El experto apunta que Cambalache alcanzó su vida útil “hace unos 10 años”. Recuerda que Ciudad Guayana alguna vez “fue referencia nacional e internacional en los servicios públicos”, entre ellos la recolección de desechos, cuando era manejado por la Corporación Venezolana de Guayana (CVG).

En ese momento la CVG se encargaba de mantener adecuado el relleno sanitario de Cambalache con una fosa debidamente impermeabilizada, en la que se realizaba la maniobra de “cobertura diaria”: “La basura debe ser compactada y tapada con tierra, lo que te permite hacer una celda diaria”, abriendo paso a las estimaciones de producción de basura por día y/o per cápita, además de determinar la capacidad de almacenamiento del relleno y prever su colapso”.

Al estar los desechos debidamente compactados y tapados “se controlan las quemas, malos olores (de la basura)” y la proliferación de insectos y alimañas. Por otra parte, antiguamente se realizaba “evacuación de gases”, que consiste en la eliminación de gases producidos por la basura, a través de tuberías instaladas dentro de la celda.

Guzmán explica que se trata de gas metano, el cual es destruido al final de la tubería en donde se encuentra un mechero, que trasforma el mismo en humo “no contaminante”. Hoy en día no se practican ninguno de estos procedimientos en Ciudad Guayana, a pesar de ser mecanismos “ultra utilizados” en países desarrollados.

El retroceso paulatino conllevó a que en la urbe impere un sistema arcaico de manejo de desechos: los camiones pasan, recogen los desperdicios y los depositan en el colapsado vertedero, en donde periódicamente se quema la basura para “aliviar” la desbordada acumulación.

El investigador ambiental subraya que el sistema de evacuación de gas metano tiene potencial energético, pues el recurso es utilizado en algunos países de Europa como combustible para plantas de calefacción: “Allí se podría generar energía eléctrica para la comunidad de Cambalache, por ejemplo”.

A7GUZMaNLuisProfesorEl profesor Luis Guzmán opina que “se perdió una gran oportunidad de resolver el tema Cambalache” mientras existía el Ministerio del Ambiente, ahora absorbido por el despacho de Vivienda y Hábitat


Falta de integración institucional

Otra parte del retroceso es la eliminación del Ministerio del Ambiente, que ahora es una dependencia más del Ministerio de Vivienda y Hábitat, al que se le añadió el término Ecosocialismo para sus competencias ambientales.

“Venezuela es uno de los países con la legislación suficiente en materia ambiental” reconoce Guzmán, lamentando que “se perdió una gran oportunidad de resolver el tema Cambalache” mientras existía el despacho ambiental como ente independiente. Cabe destacar que esta eliminación contraviene el acuerdo suscrito por el país en la cumbre Río +20, sostenida en Río de Janeiro, Brasil (2012), en donde los Estados recomendaron que se dedicara un ministerio al área de la preservación ambiental en aras de evolucionar en las políticas de este asunto.

Señala también que normas como la Ley de Gestión Integral de la Basura (2011) “son letra muerta”, al existir escenarios como el de Ciudad Guayana y otras ciudades de Venezuela que están minadas de basura.

Entes como la Contraloría General de la República o la Defensoría del Pueblo parecen “inexistentes” al momento de supervisar los procesos públicos, permitiendo la involución en los servicios públicos y favoreciendo el silencio estatal: Desde 2011 el antiguo Ministerio del Ambiente habla de la “adecuación del terreno para el nuevo vertedero, que no podemos anunciar” y hasta la fecha, siguen quemando basura en Cambalache.

Ante la extinción del despacho ambiental, Guzmán enfatiza que el tratamiento de los desechos sólidos no puede ser solamente competencia de las alcaldías, tratándose de un tema complejo que incluye aristas sociales, políticas, educativas y tecnológicas, donde deben tener competencia las gobernaciones y el Ministerio de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología.

No es solo recoger basura y tirarla en un botadero. Guzmán advierte que “sin la gente no podemos lograrlo” y recuerda que la educación es fundamental para que la infraestructura estatal pueda funcionar. De funcionar el sistema de recolección de basura, de tener calles limpias, hay que pensar en cómo será la disposición final de los mismos, por lo que es el momento apropiado para poner en práctica la clasificación de basura desde los hogares como un primer paso hacia el reciclaje, en palabras del experto.

Hacia la recuperación de materiales

Antes de hablar de reciclaje propiamente dicho, e inclusive, antes de proponer la clasificación de la basura en los hogares, debe plantearse la infraestructura adecuada para que estos procesos sean posibles.

El profesor Luis Guzmán resalta la necesidad de plantas de manejo de desechos sólidos dentro de los rellenos sanitarios (que no existen dentro de Cambalache), “con la tecnología para recuperar y reutilizar algunos materiales sólidos como materia orgánica, madera, plásticos, vidrio y chatarra ferrosa”, facilitando las condiciones para que se activen plantas recicladoras que procesarían los insumos recuperados.

El experto resalta que “esto ayudaría a la creación de empleos dignos y no como es ahora, personas medrando en la basura agarrando unas latas o unas botellas, en condiciones inhumanas”.

Visto 4688 veces Modificado por última vez en Martes, 14 Octubre 2014 03:25

La organización denunció que el Estado venezolano implementa medidas represivas “con lógica bélica para supuestamente abordar la d...

El nuevo informe del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social detalla que Bolívar fue uno de los estados que más protestó ...

El informe del primer semestre de 2018 de la ONG Una Ventana a la Libertad, determina las precarias condiciones de los centros de ...

“Hoy a mi hermano se le juzga siendo inocente por denunciar el sistema que ha apresado, asesinado y condenado al exilio a millones...

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) documentó 2.163 protestas en julio de 2018, un promedio de 72 reclamos ...

Este viernes se difundió un video en el que el diputado, secuestrado por la dictadura, aparece manchado de excremento en una espec...

En medio de la cumbre sobre cambio climático de la ONU, la organización humanitaria Oxfam advierte que las tormentas e inundacione...

El número de sitios naturales amenazados por el cambio climático ha incrementado de 35 a 62 en solo tres años, revela laUnión Inte...

La canciller Merkel advierte que las medidas adoptadas hasta ahora son insuficientes para limitar por debajo de los dos grados cen...

El dinero que las naciones industrializadas debieran destinar a las más vulnerables para que se adapten al cambio climático fue un...