El presidente Nicolás Maduro anunció a principio de mes un nuevo ajuste de salario mínimo, con la siempre fallida meta de ‘dignificar al pueblo’. Nada más lejos de la realidad, pues, a solo una semana de que los venezolanos recibieran la nueva remuneración mensual, ese mismo salario diario no le alcanza para comprar un solo pan. El rubro se consigue hasta en 10 mil bolívares la unidad en las panaderías de Ciudad Guayana, mientras la hiperinflación sigue haciendo mella en el bolsillo y estómago de los venezolanos.

El quinto incremento de lo que va de año vino acompañado por otros anuncios, entre los que se cuentan los bonos navideños y la incorporación al cono monetario del billete de cien mil bolívares, una medida que varios economistas habían advertido como urgente desde hace meses. El bono de alimentación también fue objeto de incremento en el cálculo aunque su total no alcance ni para cubrir el 10% de la canasta básica familiar.

Este lunes se realizó una reunión en Caracas con presencia del ministro del Trabajo, el titular de Industrias Básicas y el Procurador General de la República.

Los precios de los embutidos espantan a los consumidores. El queso blanco duro, una de las opciones más económicas, saltó 495% con respecto a marzo.

Una familia requería -en septiembre- 130.035,86 bolívares diarios para cubrir el costo de la cesta de alimentos y servicios.

El repunte de la categoría de educación, a propósito del inicio del nuevo año escolar, fue determinante en la intensa variación de 43,8% en el octavo mes del año.

El cuarto ajuste salarial del año, ahora de 40 por ciento, coincide con el reconocimiento del jefe de Estado de que las cosas “están fallando y tenemos que hacer un mea culpa”. El anuncio lo formuló ante la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente en la que no paró de insultar al presidente de la legítima Asamblea Nacional, Julio Borges (de gira internacional), y de repetir la consigna habitual de que, ahora sí, Venezuela será una potencia.

Nueve niveles del tabulador quedaron por debajo del salario mínimo nacional, denunció el presidente de Sintraedelca, Alexander Arcia.

 El cambio paralelo escaló este jueves a los 8 mil bolívares. En cinco meses de 2017 ha variado 142%.

Un kilo de la proteína equivale a la cuarta parte de un salario mínimo en Venezuela.

Página 3 de 13

El diputado al Consejo Legislativo del estado Bolívar, Richard Rodríguez, señaló que desde que inició el nuevo período legislativo...

El partido Primero Justicia se pronunció contra el censo de transportistas y la amenaza de solo vender gasolina a través del carne...

Diputados de la Asamblea Nacional, miembros de la Comisión Mixta en Defensa del Esequibo, la isla de Anacoco y la Fachada del Atlá...

El concejal del municipio Caroní Iván Yáñez denunció este viernes que los servicios públicos de Ciudad Guayana están al borde del ...