El dirigente de Venalum, Ángel Brito, se refirió a la muerte de trabajadores jubilados de las empresas básicas por falta de HCM.

La falta de seguro HCM y servicios funerarios, como parte de los beneficios contractuales en las empresas básicas, dejan sus efectos. Trabajadores y jubilados fallecidos luego de ser rechazados en varias clínicas y luego reunir los gastos de funeraria y entierro.

Ángel Brito, secretario de finanzas del Sindicato de Profesionales de Venalum y miembro de la Intersectorial de Trabajadores de Guayana (ITG), afirmó que “producto de 20 años de nefastas administraciones de las empresas de la CVG, hoy día los más de 70 mil trabajadores activos, jubilados y pensionados, junto al grupo familiar, estamos carentes del beneficio de HCM y, además, tenemos un sistema de salud público nacional completamente precario y destruido. Hago responsable de la salud de todos los trabajadores junto a sus familiares, al presidente de la CVG, Pedro Maldonado, y a todos los presidentes de las empresas del holding CVG, como corresponsables de la tragedia que vivimos todos los trabajadores ante la ausencia de atención médica indispensable”.

“No puede ser que los trabajadores se estén muriendo producto de la irresponsabilidad de este régimen que sistemáticamente ha venido acabando con todos los beneficios contractuales, entre ellos, el beneficio de salud y los servicios funerarios que son parte esencial de los derechos constitucionales y universales en materia de derechos humanos”, agregó.

Destacó que tanto trabajadores activos como jubilados recurren a remedios caseros y medicina alternativa, para paliar las condiciones del sistema de salud y un salario que no cubre las necesidades básicas.

“Desde la llegada de Pedro Maldonado a la CVG y desde la aniquilación de las convenciones colectivas y el salario por parte del régimen de Nicolás Maduro, el 20 de agosto de 2018, los trabajadores de Venezuela, y en especial los trabajadores de Guayana, hemos venido sufriendo un deterioro exponencial en la calidad de vida, dependiendo de dádivas salariales y cajas de alimentación cada vez que el régimen se acuerda y suministrándola discriminatoriamente”, cuestionó.

Brito recordó las precarias condiciones de los hospitales y centros de salud aunado a la hambruna y malnutrición en el país, que alcanza más del 80% de la población que apenas recibe dos dólares de salario mínimo.

Carlos Ramírez, trabajador de Sidor, es una de las víctimas de la falta de HCM. Recientemente recorrió al menos tres clínicas en San Félix para que atendieran a su esposa, quien sufrió una subida de tensión y parte del brazo y la cara se le adormecieron. No fue atendida en ninguna de ellas porque Sidor no ha pagado el seguro médico. Finalmente optó por irse a su casa y prepararle un remedio casero.

Henry Arias, dirigente de Alcasa, comentó que su suegro sufrió un accidente con una cortadura en la pierna. “Casi se muere desangrado con el peloteo en las clínicas”.

Además de la falta de HCM, denunciaron que ya no cuentan con servicio funerario. Deben hacer recolectas para poder cubrir los gastos de un familiar fallecido. Si es fin de semana, la situación se complica más para el proceso de velación y entierro, aseguró Ramírez.