Viernes, 19 Enero 2018 00:00

Perú recibe con júbilo a Francisco

 
Valora este artículo
(0 votos)
Perú recibe con júbilo a Francisco Foto Observatorio Romano

Tras descender del avión, en Lima, visiblemente cansado sobre todo en sus primeros pasos, Francisco recibió un arreglo floral de parte de dos niños y saludó al arzobispo de Lima y al presidente de la Conferencia Episcopal Peruana.

 

MÁS INFORMACIÓN

Papa encomienda a la universidad ser una plataforma de diálogo

barra 4naranja300

Francisco: “La Iglesia tiene que tener un rostro joven”

 

El papa Francisco terminó este jueves una visita de cuatro días a Chile con una misa, tras la cual viajó a Perú, en donde permanecerá hasta el domingo, como parte de su sexto recorrido por América Latina.

En la ciudad chilena de Iquique, Francisco llamó a ayudar a los inmigrantes, en un día en el que la atención se desplazó sin embargo hacia la defensa que realizó del obispo Juan Barros, cuestionado por supuestamente proteger al sacerdote Fernando Karadima, acusado de abusos sexuales contra menores.

“El día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, ahí voy a hablar”, manifestó el jerarca católico.

Una víctima de Karadima, Juan Carlos Cruz, aseguró que Barros estaba presente cuando se cometían los abusos. Además, lo acusó de ignorar denuncias que intentaban hacerle llegar las víctimas al fallecido cardenal Juan Francisco Fresno cuando él era su secretario.

 
 

Tras la defensa, varias víctimas manifestaron pesar. “Como si uno hubiese podido sacarse una selfi o foto mientras Karadima me abusaba a mí u otros”, publicó Cruz en Twitter.

En su primer actividad pública en Chile, en La Moneda (casa de gobierno del país), el papa Francisco había pedido el martes perdón por el daño irreparable causado a menores por miembros de la Iglesia Católica en Chile, y había afirmado sentir dolor y vergüenza.

Abrir las puertas

En su viaje en avión desde Santiago, el pontífice casó a una pareja formada por miembros de la tripulación, en la primera boda que un Papa celebra a bordo de una aeronave en la historia.

 
 

Según medios locales, unas 90 mil personas presenciaron la misa del pontífice en Iquique, 1.800 kilómetros al norte de Santiago. Como sucedió a lo largo de toda su estadía en Chile, la asistencia fue bastante menor a lo que se proyectaba, de 300 mil personas.

En su homilía, el argentino llamó a los chilenos a tender la mano a los inmigrantes, en una zona que se caracteriza por el flujo de extranjeros que buscan una mejor oportunidad de vida.

“Estemos atentos a todas las situaciones de injusticia y a las nuevas formas de explotación que exponen a tantos hermanos”, subrayó el sumo pontífice. Y agregó: “No hay alegría cristiana cuando se cierran puertas”.

Además, en referencia a las cerca de 600 mil personas llegadas principalmente a la región norte de Chile, en su mayor parte desde Perú, Haití, Colombia, Venezuela y República Dominicana, Francisco pidió estar atentos frente a “los que se aprovechan de la irregularidad de muchos inmigrantes porque no conocen el idioma o no tienen los papeles en regla”.

Desde Iquique, Francisco partió hacia Lima, en cuyo aeropuerto militar fue recibido por el presidente Pedro Pablo Kuczynski, su esposa, Nancy Lange, el presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, Salvador Piñeiro, y el arzobispo de Lima, cardenal Juan Luis Cipriani, entre otras autoridades civiles y eclesiásticas.

Hay que rezar por él

 
 

Con un rostro de cansancio que fue mejorando con el curso de los minutos, el Papa recibió honores y salió del puerto aéreo en una camioneta cerrada cuyo recorrido hacia la Nunciatura, en el céntrico distrito Jesús María, estuvo cercado por miles de personas que pugnaban por verlo y recibir sus bendiciones.

El pontífice hizo un alto al llegar a la avenida Brasil en donde bendijo la imagen del Inmaculado Corazón de María y recibió las llaves de Lima de parte del alcalde, Luis Castañeda, tras lo cual subió al papamóvil para la última parte del recorrido.

Ya en la Nunciatura, su lugar para pernoctar y su principal centro de operaciones en la visita al Perú, Francisco tomó un micrófono y les pidió a los miles de presentes que rezaran por él, un gesto que le es característico.

Este viernes, Francisco parte hacia Puerto Maldonado, unos 1.560 kilómetros al este de Lima, donde se reunirá con la población, con representantes de las comunidades indígenas de la Amazonía y con niños y adolescentes del emblemático albergue El Principito, dirigido por el sacerdote suizo Xavier Arbex, un simpatizante de la Teología de la Liberación.

El sábado el Papa irá a Trujillo y el domingo terminará la visita con una misa en Lima, a la que se espera que asista más de un millón de personas.

 

 
Visto 977 veces Modificado por última vez en Viernes, 19 Enero 2018 03:31

El informe del primer semestre de 2018 de la ONG Una Ventana a la Libertad, determina las precarias condiciones de los centros de ...

“Hoy a mi hermano se le juzga siendo inocente por denunciar el sistema que ha apresado, asesinado y condenado al exilio a millones...

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) documentó 2.163 protestas en julio de 2018, un promedio de 72 reclamos ...

Este viernes se difundió un video en el que el diputado, secuestrado por la dictadura, aparece manchado de excremento en una espec...

El ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, señaló que el diputado opositor de la legítima Asamblea Nacional fue e...

En una declaración aprobada por la bancada mayoritaria, la Asamblea Nacional ratificó que el gobierno de Maduro “ejecuta políticas...