Domingo, 17 Abril 2016 00:00

Papa Francisco pide reformas internacionales para la dignificación de refugiados

 
Valora este artículo
(0 votos)
Francisco: “los refugiados no son números sino personas con rostros, nombres e historias, y deben ser tratados como tales” Francisco: “los refugiados no son números sino personas con rostros, nombres e historias, y deben ser tratados como tales” Cortesía

El Sumo Pontífice visitó la isla de Lesbos, en Grecia, donde la sobrepoblación por inmigrantes hace de la isla una especie de prisión ante la debacle de Medio Oriente y las férreas leyes contra refugiados e inmigrantes ilegales en Europa. 

 

BARRA5

MÁS INFORMACIÓN

■  Papa Francisco reitera llamado al diálogo en Venezuela ante difícil situación del país

■  Francisco ejemplifica la hermandad y carga contra la corrupción al cierre de la Semana Mayor

■  Alemania y Turquía solicitan intervención de la OTAN para combatir tráfico de personas

 
     

Mitilene/Atenas - En lugar de enviar mensajes desde la lejana Roma, el papa Francisco viajó este sábado a uno de los puntos claves de la crisis de los refugiados, la isla griega de Lesbos, donde animó a los presentes y exigió más acción política.

"Libertad, libertad", gritaban los refugiados durante la visita del pontífice argentino. En sus pancartas podían leerse otros mensajes similares, como "Ayúdenos", "Eres nuestra esperanza" o "Por favor, sálvenos". Para las personas que viven en el campamento de Moria, encerrados tras altas vallas, la visita de Francisco es sobre todo un rayo de esperanza.

En Moria todos aspiran a un futuro en Europa y a una vida mejor. También el afgano Murtasa, de 28 años, quien llegó con su esposa a Lesbos hace una semana, a pesar del acuerdo suscrito entre la Unión Europea y Ankara por el cual en el futuro todos los que lleguen serán devueltos a Turquía.

"Espero que el papa ayude a la gente. Espero que nos ayude, que podamos quedarnos en Europa", dice el joven.

Momentos como este se repiten una y otra vez durante la visita de Francisco al campamento. Un hombre le pide llorando y de rodillas que le bendiga. Una mujer le suplica que la lleve con él. Otros le cuentan que están atrapados en Grecia mientras sus familias se encuentran en Alemania. Los niños le regalan dibujos y el papa estrecha las manos a los hombres y saluda con una inclinación de cabeza a las mujeres, por respeto a las costumbres islámicas.

En el "hotspot" de Lesbos viven unas tres mil personas, en un lugar que las organizaciones humanitarias comparan con una prisión. Muchos de ellos no han oído hablar del pacto entre la UE y Turquía. Es el caso de Tsala, procedente de Siria, que quiere llegar hasta Suecia ya que allí viven sus hijos. Su marido murió a manos del Estado Islámico (EI). "No volveré a Turquía, antes me muero", asegura.

Tres clarines por el cambio

El papa, el patriarca de la Iglesia ortodoxa de Constantinopla, Bartolomé I, y el primado de la Iglesia ortodoxa griega, Jerónimo II, aprovecharon su visita al campamento para enviar un mensaje al mundo.

"Hemos venido para atraer la atención del mundo ante esta grave crisis humanitaria y para implorar una solución", aseguró Francisco ante los habitantes de Moira. "Esperamos que el mundo preste atención a estas situaciones de necesidad trágica y verdaderamente desesperadas, y responda de un modo digno de nuestra humanidad común", añadió.

El papa argentino dedicó tiempo a esta visita tan emotiva, se dirigió a la gente, escuchó sus historias, bendijo a los niños... "¡No pierdan la esperanza!", les dijo casi al final de su discurso.

Para 12 de los refugiados sirios de Lesbos el sueño de salvarse se convirtió en realidad: el papa se llevó consigo de vuelta a tres familias de refugiados, en total seis niños y seis adultos, en parte procedentes de zonas ocupadas por el EI.

Es sólo una gota en el desierto, por eso los líderes religiosos pidieron expresamente a los países europeos que muestren solidaridad. Para Jerónimo II, la crisis de refugiados muestra la "bancarrota humanitaria y de solidaridad" de Europa, algo que se aprecia mirando a los ojos de los niños de Moria.

También el papa pidió soluciones internacionales. "Las preocupaciones expresadas por la gente y las instituciones tanto en Grecia como en el resto de Europa, son comprensibles y legítimas", dijo Francisco, pero no hay que olvidar que "los refugiados no son números sino personas con rostros, nombres e historias, y deben ser tratados como tales".

Como el sirio Fadee, de 20 años. "Tengo miedo del EI y miedo de Al Assad", aseguraba este sábado durante al visita del papa. "Me gustaría ir a Alemania o a otro país. Sólo quiero vivir en libertad". (DPA)

 

Visto 1967 veces Modificado por última vez en Domingo, 17 Abril 2016 00:26

La organización denunció que el Estado venezolano implementa medidas represivas “con lógica bélica para supuestamente abordar la d...

El nuevo informe del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social detalla que Bolívar fue uno de los estados que más protestó ...

El informe del primer semestre de 2018 de la ONG Una Ventana a la Libertad, determina las precarias condiciones de los centros de ...

“Hoy a mi hermano se le juzga siendo inocente por denunciar el sistema que ha apresado, asesinado y condenado al exilio a millones...

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) documentó 2.163 protestas en julio de 2018, un promedio de 72 reclamos ...

Este viernes se difundió un video en el que el diputado, secuestrado por la dictadura, aparece manchado de excremento en una espec...