Laurentino Cortizo asumió este lunes la presidencia prometiendo un “buen gobierno” para suceder a Juan Carlos Varela.

Laurentino Nito Cortizo ha tomado este lunes posesión como nuevo presidente de Panamá con un discurso en el que ha prometido una reforma de la Constitución, austeridad y reactivar la economía del país centroamericano.

“A partir de este momento se activa el programa de austeridad y se reducirán los viajes”, ha aseverado al tiempo que ha prometido “austeridad con eficiencia” y un programa para “estudiar sin hambre”, según recoge la prensa panameña.

Además ha anunciado un programa de “austeridad con eficiencia, hacer más con menos, que incluye entre otras medidas reducir en un 50 por ciento los viajes y viáticos al interior” durante el acto formal celebrado en el Centro de Convenciones Atlapa de Ciudad de Panamá.

En concreto, ha asegurado que el primer mes de su gestión estará dedicado a la reforma constitucional, a una ley de contrataciones públicas y a una ley para regular colaboraciones público-privadas.

Cortizo ha aprovechado además para cargar contra su predecesor, Juan Carlos Varela, y en particular el estado de las arcas públicas. “Hemos observado un desbalance de la situación financiera del Estado. No hemos recibido información completa. Tan pronto la tengamos compartiremos con el pueblo panameño el estado real de las finanzas públicas”, ha explicado.

Entre las estrategias para mejorar la economía del país ha mencionado un plan para reactivar la construcción y la creación de una unidad para la competitividad de los servicios internacionales que tendrá como función “sacar y mantener a Panamá de todas las listas y consolidarnos como el mejor centro de negocios de América Latina”, en referencia a la consideración de Panamá como paraíso fiscal.

Cortizo, candidato del Partido Revolucionario Democrático (PRD), ganó las elecciones presidenciales del pasado 5 de mayo con un 33 por ciento de los votos.