A un mes de la regulación, establecida en la Gaceta Oficial Extraordinaria N° 6397 del 21 de agosto de 2018, solo se consigue salsa de tomate en los estantes de establecimientos del grupo de 25 alimentos regulados. Las opciones para nutrirse se restringen cada vez más, pues solo se pueden adquirir rubros esenciales en efectivo en tarantines informales. “Uno tiene que ser mago para sobrevivir”, “sin efectivo no hay comida” y “la situación es terrible, el hambre es un hecho”, son las frases en las calles de estos días. 

Anaqueles vacíos o comercios con largas colas. Otro resultado de las medidas económicas gubernamentales. Al menos 11 comerciantes han sido detenidos por irregularidades en los precios de venta de sus productos. Las regularizaciones nuevamente imponen la anarquía para conseguir alimentos. Las fiscalizaciones, por otro lado, no se extienden a todo el sector económico que bajo la mirada cómplice de las autoridades mantienen el descontrol de la economía. “Ningún comerciante en ninguna parte del mundo quiere trabajar a pérdida. Ante la ola de escarnio público, han dicho para qué trabajar con esos alimentos, y lo que han hecho es parar los pedidos”, alegó el presidente de Camcaroní.

La Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores sostuvo que la continuidad de la medida de venta, a montos inferiores al costo de fabricación, ponen en riesgo la estabilidad financiera de la empresa, los empleos y la oferta al consumidor.

Representantes sindicales de diferentes empresas afirman que uno de los logros del actual gobierno es la estabilidad laboral y la eliminación de la tercerización, mientras justifican la hiperinflación en Venezuela como una situación inducida por especuladores.

Las ventas ambulantes de productos básicos comienzan a rechazar los billetes de 500 y mil bolívares, pese a estar vigentes apenas desde hace cuatro meses. El mecanismo encubre el mundo del contrabando de efectivo ante la escasez de billetes en los bancos del país. La diferencia de precios es abismal entre un tipo de pago y otro, y los más perjudicados son los ciudadanos que no tienen acceso a dinero en efectivo.

Debido a la hiperinflación, los ingresos en las instituciones privadas solo cubren la nómina de docentes y trabajadores. Educadores, directivos y la Andiep temen un cierre técnico de los colegios privados, no solo por los costos operativos, sino por la falta de profesionales de relevo para dar clases en las aulas que mes a mes se quedan sin profesores.

El sistema de comercialización será implementado en los próximos días en más de 250 establecimientos de Ciudad Bolívar, Ciudad Guayana y Upata.

La Subcomisión de Políticas Financieras y Tributarias de la legítima Asamblea Nacional (AN) develó en un informe lo que la dictadura, mediante su Banco Central de Venezuela, oculta: que los desaciertos del régimen han convertido al país en una de las peores economías del planeta. Nada menos.

La oferta de la proteína se ha reducido al mínimo. En los mercados municipales ronda los 180 mil bolívares el kilo.

De la reunión se estableció que las gandolas con guías legales tendrán preferencia en el paso por las alcabalas. Asimismo, Alimentos Bolívar se comprometió a minimizar la burocracia y comprará directamente a los comerciantes, en alianza estratégica.

Página 1 de 9

La actividad comercial en Ciudad Guayana acató el decreto de día no laborable este 20 de agosto, salvo algunos negocios y vendedor...

Salvo escasas excepciones, en Ciudad Guayana la mayoría de los comercios funcionaron con normalidad hasta el viernes en la noche, ...

“El petro será el mecanismo de anclaje para buscar el equilibrio revaluador de la moneda, del salario y los precios”, dijo el dict...

Sudeban activó el 0800 Sudeban (0800-7833226) que funcionará las 24 horas, para atender “cualquier contingencia” que se presente e...