Los trabajadores de la estatal, encargada de suministrar materia prima para empresas como Sidor y Orinoco Iron, alertan inestabilidad laboral.

Pendientes en la siderúrgica hay muchos: elecciones sindicales, dotación de equipos, insumos e, incluso, medicamentos.

Sidor logró con muchas dificultades encender el horno 5 de Planchones y el tren laminador Tamden 2, este último paralizado desde hace un año, para mostrar un mínimo de operatividad ante las cámaras de ‘Los domingos con Maduro’. A cambio, los trabajadores esperaban que el Presidente garantizara el total suministro de insumos y otras inversiones para 2017. No habló de ello. Prometió un nuevo contrato colectivo pero esto despierta poco interés en una economía inflacionaria.

El Colegio de Ingenieros de Venezuela, seccional Guayana, estimó que la siderúrgica -reestatizada en 2008- requiere una inversión mínima de 1.135 millones de dólares para elevar la producción a 3 millones de toneladas. El presidente de la estatal admitió en una entrevista concedida a un medio nacional que no se han ejecutado inversiones.

Despedir a un trabajador por expresar una opinión política es un vil acto de discriminación. La erosionada institucionalidad en Venezuela ha permitido al gobierno de Nicolás Maduro 'castigar’ a quienes expresan su apoyo a la promoción de un referendo revocatorio presidencial. Guayana, la región que fue modelo de promoción al trabajo, es hoy día una hoguera para los trabajadores que disienten del gobierno. 

Una de las dos acerías de Sidor arrancó esta semana después de seis meses. El Gobierno celebra su encendido como una “hazaña” mientras que los trabajadores esperan que se cumpla con otros factores, como la garantía de transporte y comida, y el ajuste del contrato. 

Movimiento Unidad Matancera propone que el monto base del salario ascienda a 50 mil bolívares, y el bono de alimentación el promedio del salario, es decir, 18 mil bolívares.  

Del proyecto socialista en Sidor pocas cosas positivas hay que mostrar. Amén del espíritu nacionalista, la acería ‘socialista’ de hoy no es ni la sombra de lo que fue. No producen acero por restricciones energéticas y lo único que aumenta son las pérdidas.

Los trabajadores siderúrgicos marcharán este jueves desde el portón III de la acería hasta la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) en exigencia de un ajuste en salario y bono de alimentación.

A los trabajadores de Laminación en Frío, donde se trasmitió la alocución en cadena de radio y televisión, les impidieron la entrada al área.

Página 1 de 5

Reclaman una reunión con el mandatario nacional, pues sostienen que el ministro Juan Arias no califica como “intermediario” ni com...

A los ex trabajadores de la estatal de telecomunicaciones en Ciudad Guayana les toca el mismo pedazo de pastel que al resto de las...

A pesar de su situación, afirman ser 'revolucionarios' y llaman al presidente de la empresa a cumplir su compromiso con las 47 per...

Greys Villarroel lleva cinco días en las afueras del portón principal de la empresa. Fue despedido hace ocho meses y denuncia que ...

La secretaria de ATSM Caroní, Valentina García, denunció que el alcalde encargado, Tito Oviedo, ha dado la espalda al reclamo en d...