Miércoles, 09 Octubre 2013 23:23

El aumento invisible del sueldo mínimo

 
Valora este artículo
(13 votos)

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“A la tercera, va la vencida” reza un popular refrán, que atribuye el éxito de una meta trazada al tercer intento. En el bolsillo del venezolano, el tercer aumento que registra el salario mínimo en 2013, que a partir del primero de noviembre será de 2.972,72 bolívares, no parece satisfacer las necesidades de quienes devengan la mínima remuneración, porque “la inflación se lo come todo”.

Así opinó Elías Issa, comerciante de la ciudad, frente al decreto de aumento: “Es una burla más para el pueblo. El aumento debería ser de un 50% para que sea más justo” afirmó, en referencia al alto costo de la vida como una variable que resta crédito a lo que el presidente Nicolás Maduro denomina como uno de los salarios mínimos más altos de Latinoamérica.

Euclides Ubac, trabajador de la Universidad Nacional Experimental Politécnica Antonio José de Sucre (Unexpo), también es de los que opina que “la inflación acaba todo y tus ingresos se te van pagando los bienes y servicios”, por lo que considera que el aumento del sueldo mínimo es insuficiente.

Aumentos en Gaceta Oficial
Los tres aumentos que registró el sueldo mínimo este año fueron estipulados en Gaceta Oficial Nº 41.157, con fecha 30 de abril de 2013, de la siguiente manera: En mayo, un primer aumento que fijó la mínima remuneración en 2.457,02 bolívares; para septiembre, un aumento de 10% por el que el sueldo mínimo pasó a ser de 2.702,73 bolívares y para noviembre, estaba previsto un incremento “del 5% al 10% tomando como referencia el comportamiento del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) durante el año 2013”.

Es así cómo el presidente Nicolás Maduro anunció en cadena nacional el sábado 5, un aumento de 10% para la mínima remuneración, que quedó en 2.972,72 a partir del 1 de noviembre, lo que totalizaría un aumento del 40% del sueldo mínimo para 2013.

El primer mandatario hizo alusión a que con el presente ajuste, el salario mínimo en Venezuela será de 4.110 bolívares, sumándole al monto en efectivo la remuneración por concepto de bono de alimentación o cestaticket, declaración que ha generado opiniones encontradas.

Estimación alterada
De acuerdo con la Ley Orgánica del Trabajo, Trabajadores y Trabajadoras (LOTTT), el bono de alimentación debe cancelarse mínimo al 25% de una Unidad Tributaria (UT) por día trabajado, y máximo al 50% de una UT, que fue fijada este año en 107 bolívares.

Tomando en cuenta que la mayoría de las empresas efectúa la remuneración mínima del bono de alimentación, correspondiente a 26,75 bolívares por día laborado, el monto total cobrado por un trabajador a fin de mes por este concepto podría alcanzar un poco más de 600 bolívares, totalizando el sueldo mínimo en 3.572,72 bolívares, lejos de los 4 mil que anunció el presidente Maduro.

Con la modalidad del pago máximo de la Cestaticket, 50% de la UT, que representan 53,5 bolívares por día trabajado, la mínima remuneración alcanzaría y hasta sobrepasaría los 4.110 bolívares que declaró el primer mandatario a nivel nacional.

“La cestaticket al 50% de la UT es lo que medio da para sobrevivir”, opinó Lisbet Nessi, trabajadora de la Unexpo, quien añadió que el monto sigue sin ser suficiente para cubrir mensualmente la adquisición de los productos de la cesta básica, a pesar de ser el monto máximo establecido por el Estado.

Por otra parte, el pago por concepto de bono de alimentación no tiene incidencia salarial directa, para, por ejemplo, realizar el cálculo de las utilidades a fin de año o el pago de vacaciones, pues no forma parte del monto diario que se cancela en efectivo al trabajador por día laborado, de forma que totalizar el salario mínimo de esta manera resulta incorrecto.

Es importante señalar que, según la Gaceta Oficial del 30 de abril, el bono de alimentación debe cancelarse a todos aquellos trabajadores que devenguen hasta tres sueldos mínimos en total, es decir, hasta aproximadamente 9 mil bolívares.

Dólar paralelo
Con el aumento del sueldo mínimo, éste equivaldría a unos 471 dólares, al cambio oficial que presenta la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) a bolívares 6,30 por dólar, siendo este monto el segundo salario mínimo más alto de América Latina, superado sólo por Argentina.

Otros salarios mínimos

Argentina: $ 633.

Venezuela: $ 471,74.

Brasil: $ 388.

Nicaragua: $ 132.

Cuba: $ 10.

La canasta básica familiar aumenta mucho más

Según un reporte del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), la Canasta Básica Familiar (CBF) se obtiene a cambio de 12.722 bolívares, presentando una variación de 3,8% respecto al costo de la misma el mes de julio.

Según el Cendas, la canasta básica familiar está conformada por: “Alimentos (Canasta Alimentaria), artículos de higiene personal y limpieza del hogar, servicios públicos básicos -electricidad, agua, gas, transporte público y teléfono-, vivienda, educación, salud y vestido y calzado”, y ha presentado una variación anualizada (agosto 2012-agosto 2013) de 49,4%. Para cubrir la totalidad de los productos básicos contenidos en esta canasta, se requieren 5,2 salarios mínimos.

El reporte hace énfasis en que “la diferencia de los precios controlados y los precios de mercado es de 218%”, variable que afecta el aumento constante de los rubros de la CBF. Frente al incremento mensual del coste de la vida, un aumento fraccionado del 40% del sueldo mínimo se torna insuficiente para satisfacer las necesidades básicas de los venezolanos.

Suficiente, digno y vital

“Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales. Se garantizará el pago de igual salario por igual trabajo y se fijará la participación que debe corresponder a los trabajadores y trabajadoras en el beneficio de la empresa. El salario es inembargable y se pagará periódica y oportunamente en moneda de curso legal, salvo la excepción de la obligación alimentaria, de conformidad con la ley.

El Estado garantizará a los trabajadores y trabajadoras del sector público y del sector privado un salario mínimo vital que será ajustado cada año, tomando como una de las referencias el costo de la canasta básica. La Ley establecerá la forma y el procedimiento”.

Artículo 91 de la CRBV

 

Modificado por última vez en Jueves, 10 Octubre 2013 21:42

Comisión electoral espera consignar documentos ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) este miércoles 23 de octubre ...

El trabajador fue detenido el 17 de junio de 2011 en la sede de Ferrominera en Ciudad Piar por su presunta participación en el hom...

Piden al presidente de CVG, Justo Noguera Pietri, “que se presente en Bauxilum” a comprobar la “decadencia” de la improductiva emp...

A continuación un resumen del documento del Frente Nacional de Lucha de la Clase Trabajadora (Fnlct) al ente rector de la política...

Trabajadores del Movimiento de Sindicatos de Base (Mosbase) desplegaron pancarta en la entrada del CTE Cachamay donde se inaugurar...

La demanda de nulidad de los artículos 7,8 y 9 Ley del Estatuto de la Función Pública sobre el régimen de jubilaciones y pensiones...