Martes, 13 Agosto 2013 00:00

Cierran nacionalización de Orinoco Iron y Venprecar tras cuatro años de negociación

  María Ramírez Cabello
Valora este artículo
(1 Voto)

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Luego de cuatro años de negociaciones, el Ejecutivo nacional concluyó la nacionalización de las briqueteras Orinoco Iron y Venezolana de Prerreducidos Caroní (Venprecar), cuyo anuncio de expropiación fue realizado por el ex presidente de la República, Hugo Chávez, el 21 de mayo de 2009, cuando también ordenó nacionalizar Matesi y Comsigua.

Tanto Orinoco Iron como Venprecar, ubicadas en la Zona Industrial Matanzas, son eslabones claves del proceso ferrosiderúrgico que arranca con la explotación de mineral de hierro. Eran filiales de la International Briquettes Holding (IBH), que a su vez es división de la Siderúrgica Venezolana (Sivensa), también propietaria de la expropiada y en proceso de nacionalización Siderúrgica del Turbio (Sidetur).

Orinoco Iron, cuya producción de briquetas ha disminuido en los últimos años, utiliza la tecnología Finmet, que permite reducir el mineral de hierro a partir de los finos de mineral, y cuenta con una capacidad de 2,2 millones de toneladas de briquetas al año. Venprecar, por su parte, opera según el proceso de reducción directa Midrex y se alimenta de pellas y gruesos de mineral de hierro. Cuenta con 815 mil toneladas de capacidad instalada.

“Hagamos ese plan de un solo gran complejo industrial integrado colectivo. El sector briquetero, nacionalícese”, anunció el mandatario fallecido en 2009. “No hay nada que discutir. Hace tiempo que andamos en esto y hace tiempo que hemos debido hacerlo (...) Comience de una vez el proceso de nacionalización para poder crear un complejo industrial”, agregó Chávez, al tiempo que sumó a la lista de nacionalizaciones a Cerámica Carabobo, productora de piezas refractarias.

El ministro de Industrias, Ricardo Menéndez, confirmó el fin de las negociaciones este lunes, un proceso que avanzó tan lentamente que fue percibido como nuevo por diversos agentes económicos. “El presidente ha aprobado la nacionalización y consecuente afectación de bienes muebles e inmuebles y bienhechurías presuntamente propiedad de Orinoco Iron y Venprecar”, dijo, pasando por alto que el control de los activos industriales de las briqueteras fue asumido en 2010.

Orinoco Iron, sobre la cual se han vertido denuncias de descuentos y comercialización irregular a partir de la nacionalización, se llamará Briquetera del Orinoco, mientras que Venprecar se llamará Briquetera del Caroní, “por supuesto los dueños privados de estas empresas que muchas veces armaron su poder económico a partir de los recursos de los venezolanos, podrán hacer con su marca comercial lo que más les convenga”, añadió.

Menéndez informó que se constituyó una sola junta administradora para las industrias en proceso de nacionalización, “independientemente de la planta que se trate va a haber sólo una junta administradora porque se trata de un solo proceso”. La junta administradora temporal será coordinada por el presidente de CVG Ferrominera Orinoco, Iván Hernández, junto a los funcionarios del sector Carmelo Paiva, José Silva Araque, Leonel Rodríguez y Pablo Mora Zoopi.

El general de Brigada Mora Zoopi, quien recientemente asumió un cargo gerencial en la dirección comercial de Sidor, asumirá las riendas de la antigua Matesi, ahora Briquetera de Venezuela (Briqven) en sustitución de Daniel Rodríguez; mientras que Wilfredo Villarroel dirigirá Orinoco Iron y Leonel Rodríguez, Venprecar.

A la par, dijo, se aprobó la constitución del Consorcio Briquetero Nacional para aparejar la gestión de las industrias, algunas de las cuales operan de forma aislada y en las que se han detectado irregularidades en el área de comercialización. 

“Iremos constituyendo una sola empresa del sector briquetero, en este momento no nos vamos a apurar, vamos a hacer los procesos como se corresponde, cada uno tiene distintas contrataciones colectivas, distintas realidades desde el punto de vista tecnológico y vamos a ir avanzando poco a poco”.

Lenta negociación 

En el caso de las briqueteras con dictamen de expropiación desde 2009, el proceso de negociación con los antiguos dueños del Complejo Siderúrgico de Guayana (Comsigua), buena parte de origen japonés, fue el que cerró con mayor rapidez.

El 15 de mayo de 2010, poco antes de cumplirse un año del anuncio de expropiación, el presidente Chávez solicitó apurar la compraventa de las briqueteras. “Tenemos que poner un plazo. Si no hay un acuerdo amigable. Si no hay arreglo, tenemos que proceder a la expropiación, no podemos seguir esperando porque la espera hace daño”, dijo.

“Orinoco Iron y Venprecar producen como capacidad teórica 2,2 millones de toneladas/año la primera y 900 mil toneladas la segunda. Pertenecen al grupo venezolano Sivensa, quienes pretenden el pago en dólares, están locos. El grupo solicitó por Orinoco Iron 1.400 millones de dólares y por Venprecar 700 millones de dólares”.

De acuerdo con Chávez, el monto del justiprecio por las dos compañías pasó de $2.100 millones a una banda entre 600 y 800 millones de dólares. “Falta definir los interlocutores y el proceso de pago”, añadió.

Valor en libros

El ministro de Industrias, Ricardo Menéndez, no dio detalles del justiprecio acordado para cerrar el proceso de nacionalización, pero Sivensa recogió en su informe anual 2012, específicamente en el reporte de la firma contadora Espiñeira, Pacheco & Asociados, que al 30 de septiembre de 2012 los activos netos de Orinoco Iron y Venprecar, incluyendo las cuentas por cobrar netas, ascendían a Bs. 5.148 millones, equivalentes a poco más de $817 millones.

La industria privada, presidida por Oscar Machado Koeneke, advertía que desde 2010 se han dado negociaciones con montos posibles de indemnización que en algunos casos no superan el valor en libros de las industrias. “La indemnización por la ‘nacionalización’ de Venprecar y Orinoco Iron debe ser por un monto superior al valor en libros de la inversión, ya que estos valores están adecuadamente documentados con los avalúos realizados en junio de 2009, con el valor de uso de las empresas a esa misma fecha y sus posteriores revisiones, y considera que no existen circunstancias que indiquen que los cálculos pudieran variar de forma substancial”, señalan.

El informe de Sivensa correspondiente al tercer trimestre del año fiscal 2013 daba cuenta de que aún las negociaciones no habían sido cerradas. 

Empero, la compañía registró que su filial IBH presentó el 9 de julio de 2013 ante el Ministerio de Industrias una solicitud de indemnización contra la República Bolivariana de Venezuela, en virtud de la “expropiación de hecho del interés patrimonial” en Venprecar y Orinoco Iron, cuyo control operacional y administración se concretó de forma unilateral sin haber dado cumplimiento al procedimiento establecido en la Ley de Expropiación por Causa de Utilidad Pública o Social, ni haber procedido al pago de la oportuna, justa e integral indemnización.

Con el anuncio del fin de la nacionalización de las briqueteras, a Sivensa le resta cerrar la expropiación de Sidetur -anunciado en octubre de 2010- cuyos activos industriales fueron ocupados sin autorización o actuación judicial y cuyos fondos en bolívares fueron transferidos a la cuenta del estatal Complejo Siderúrgico Nacional, S.A.

Visto 7528 veces Modificado por última vez en Viernes, 16 Agosto 2013 15:44

La actividad comercial en Ciudad Guayana acató el decreto de día no laborable este 20 de agosto, salvo algunos negocios y vendedor...

Salvo escasas excepciones, en Ciudad Guayana la mayoría de los comercios funcionaron con normalidad hasta el viernes en la noche, ...

“El petro será el mecanismo de anclaje para buscar el equilibrio revaluador de la moneda, del salario y los precios”, dijo el dict...

Sudeban activó el 0800 Sudeban (0800-7833226) que funcionará las 24 horas, para atender “cualquier contingencia” que se presente e...