Domingo, 21 Agosto 2016 00:00

Despedida dorada para los anfitriones

 
Valora este artículo
(0 votos)
La canarinha del volibol celebró tal cual lo hizo el fútbol. Foto marca.com La canarinha del volibol celebró tal cual lo hizo el fútbol. Foto marca.com

Río de Janeiro.- Brasil conquistó en el vóleibol masculino su séptimo y último oro de los Juegos de Río de Janeiro al vencer a Italia con parciales de 25-22, 28-26 y 26-24 en la final disputada en el Maracanazinho.

Alentado por Neymar en la grada, el conjunto local pudo subirse finalmente a lo más alto tras las platas de Pekín 2008 y Londres 2012. Es además el tercer título olímpico para la "canarinha" después de los obtenidos en Barcelona 1992 y Atenas 2004.

El anfitrión de los Juegos cierra así la cita con siete oros, seis platas y seis bronces, una gran cosecha que sin embargo no alcanza para cumplir el objetivo de meterse entre los diez mejores del medallero.

Italia, en tanto, sigue a la espera de su primer oro olímpico en el vóleibol masculino pese a conseguir su tercera medalla de los últimos cuatro Juegos.

En un partido muy luchado y parejo, Brasil logró sacar las diferencias necesarias en cada uno de los sets para cerrar de la mejor manera un torneo que había comenzado muy mal para ellos.

Sorpresivamente, Brasil se clasificó como cuarto de su zona tras perder dos encuentros, lo que le deparó un cruce con Argentina en cuartos, a la que venció en cuatro parciales. Luego derrotó en semifinales en sets corridos a Rusia, su verdugo de la última final.

Con su triunfo de hoy, muy celebrado por los jugadores y el público, el seleccionado masculino recuperó el orgullo del vóleibol brasileño tras la decepción que significó la derrota del laureado equipo femenino en cuartos de final.

El bronce, por su parte, fue para Estados Unidos, que remontó una desventaja de dos sets ante Rusia para imponerse 15-13 en el parcial final.

Visto 1146 veces