Martes, 16 Agosto 2016 00:00

Argentina logró una hazaña en el hockey masculino

 
Valora este artículo
(1 Voto)
Los argentinos consiguieron un logro nunca alcanzado por su país Los argentinos consiguieron un logro nunca alcanzado por su país CORTESÍA

El seleccionado argentino de hockey sobre césped masculino logró una hazaña inolvidable y avanzó por primera vez a la final de unos Juegos Olímpicos al destruir con un impensado 5-2 a la bicampeona Alemania.

El Centro Olímpico de Hockey de Deodoro fue testigo de una jornada que quedará en el recuerdo del deporte albiceleste. Ante la poderosa Alemania, campeona de los dos últimos Juegos, el equipo conducido por Carlos Retegui cumplió una actuación mágica para dar el gran golpe del torneo.

Argentina se aseguró así al menos la plata y la tercera medalla albiceleste en Río tras el oro de la judoca Paula Pareto y la plata de Juan Martín del Potro en el tenis. Un resultado impensado hasta hace pocos años para el hockey masculino, habitualmente a la sombra de las laureadas "Leonas".

Pero eliminadas las mujeres en cuartos en la noche del lunes ante Holanda, llegó ahora el tiempo de los denominados "Leones", que hicieron honor a su apodo arrasando a una Alemania que quedó en estado de shock ante la voracidad, la contundencia y el hambre de triunfo de los argentinos.

Fue una exhibición de principio a fin la que brindó Argentina en un estadio pintado mayormente de celeste y blanco que rugió ante cada gol y vivió una auténtica fiesta en la cálida y soleada jornada en Deodoro.

A través de su gran arma en Río, el córner corto, y de su letal ejecutor, el defensor-goleador Gonzalo Peillat, Argentina encajó a Alemania dos duros golpes en los primeros minutos de juego.

Apenas habían pasado ocho minutos de un partido mayormente táctico y estudiado cuando Peillat anotó el primero de sus tres goles. Con su arrastrada, el lateral superó al desconcertado arquero alemán Nicolas Jacobi.

El segundo gol argentino llegó tres minutos después y por la misma vía. Otro córner corto, otra ejecución de Peillat y Argentina estaba ya 2-0 arriba mientras el carismático Retegui celebraba enloquecido en el banco. Ni en los mejores sueños Argentina podría haber imaginado un inicio así, pero lo mejor aún estaba por llegar.

Alemania casi no atinó reacción alguna y cuando lo hizo se topó con Juan Vivaldi, el arquero argentino, que respondió magistralmente en cada acción que afrontó.

En cambio, Argentina castigaba cada vez que llegaba al arco rival y antes del descanso llegó otro gol de Peillat con su tercera arrastrada venenosa de la jornada.

El 3-0 invitaba a soñar, pero el espíritu de lucha que históricamente han mostrado los equipos alemanes invitaba a la precaución. Más después de la gran remontada que hicieron en cuartos ante Nueva Zelanda. Sin embargo, Argentina no cedió a la presión y los nervios de verse a la puerta de la historia y siguió con la máquina plenamente aceitada en la segunda parte.

Joaquín Menini anotó el cuarto gol tras una gran maniobra individual en el área de Agustín Mazzilli y entonces sí se desató definitivamente la fiesta albiceleste en Deodoro, donde los hinchas saltaron, gritaron y vivaron a Retegui, un motivador nato que alguna vez fue apodado como "el Guardiola del hockey".

Alemania estaba paralizada y desesperada, viviendo una especie de "Maracanazo del hockey" en territorio brasileño. No sorprendió entonces que llegara el quinto gol, obra de Lucas Vila.

Y el partido estaba para goleada aún mayor, pero Argentina puso entonces un freno y Alemania reaccionó y descontó con un penal de Moritz Furste y un tanto de Christopher Ruhr.

Pero la historia ya estaba escrita y Argentina, que nunca había estado si quiera en una semifinal olímpica, terminaría celebrando con llanto y locura su pase a la final, donde irá en busca el jueves de un inimaginable oro ante el ganador del choque entre Holanda y Bélgica.

Visto 1119 veces