Martes, 16 Agosto 2016 00:00

Adiós a la lucha por el oro en fútbol femenino

 
Valora este artículo
(0 votos)
Marta tuvo que soportar todo el peso de la eliminación del equipo femenino de fútbol brasileño. Marta tuvo que soportar todo el peso de la eliminación del equipo femenino de fútbol brasileño.

Río de Janeiro.- La selección brasileña de fútbol femenino perdió la posibilidad de ganar la primera medalla de oro olímpica de su historia al caer en las semifinales de Río 2016 por 4-3 en los penales contra Suecia, tras un empate sin goles en 120 minutos.

Esta vez, la definición de los lanzamientos penales no le otorgó a las anfitrionas la misma suerte que en los cuartos de final ante Australia, donde consiguieron colocarse entre las cuatro mejores del torneo.

La fortuna fue inversa para las escandinavas, a las que los penales sí volvieron a hacerlas sonreir, tal como sucedió en su anterior encuentro ante Estados Unidos.

La portera Hedvig Lindahl fue la gran estrella del encuentro al cumplir una gran actuación durante los 120 minutos y completar su tarea estelar al detener el segundo penal de la serie, a Cristiane, y el quinto, a Andressinha.

Las suecas, subcampeonas mundiales en 2002, se aseguraron la primera medalla olímpica de su historia con su pase a la final. Hasta el momento, su mejor posición había sido un cuarto lugar en Atenas 2004.

El partido definitorio será jugado el viernes también en el Maracaná contra el ganador de la otra semifinal entre Canadá y Alemania.

En tanto, las dueñas de casa, medallistas de plata en Atenas 2004 y Pekín 2008, buscarán el bronce el mismo viernes en Sao Paulo, ante las derrotadas de la semifinal restante.

Ya en los primeros minutos se percibió que el desarrollo de la semifinal iba a ser muy diferente a la goleada de las locales contra las escandinavas en la fase de grupos.

De hecho, las suecas no tuvieron pudor en repetir la estrategia que les dio éxito para eliminar a Estados Unidos en los cuartos de final: retrasar su línea de mediocampistas y permanecer con un bloque de diez jugadores en sus 25 metros iniciales.

Brasil, que no contaba con su goleadora histórica Cristiane, no del todo recuperada de una lesión y sentada en el banco, intentó desequilibrar con desbordes por las bandas.

Ante una figura como Marta bastante errática, el ataque de las anfitrionas se redujo a algunos arrestos de Andressa Alves y Debinha. Sin embargo, el juego ofensivo de las brasileñas fue por momentos tibio y no se pudo emular la intensidad y variedad de ataques demostradas en los cuartos de final ante Australia.

Durante la primera mitad, Brasil generó un peligro significativo en la portería de Lindahl, pero en el segundo tiempo, el cerrojo sueco provocó un desgaste en la búsqueda de alternativas de ataque de las dueñas de casa, que sólo se reducían a lanzar tiros débiles desde fuera del área.

La jugada más peligrosa del segundo tiempo llegó sobre el final, cuando Andressinha lanzó un centro venenoso al corazón del área, Formiga desvió la trayectoria del balón y la guardameta europea controló con grandes reflejos.

Para el inicio de la prórroga, se vivió un clima especial en el ambiente: Cristiane volvía a los campos de juego de Río 2016 precisamente ante el mismo rival contra el que se había lesionado en la fase de grupos.

Así y todo, el cansancio de dos planteles que jugaron dos encuentros de 120 minutos en cuatro días se hizo evidente y durante la media hora de la prórroga sólo se destacó un tiro de Lotta Schelin a la pared externa de la red y un tiro libre de Marta controlado con mucho criterio por Lindahl.

En la definición por penales, la heroína sueca le atajó los penales a la propia Cristiane y a Andressinha, mientras que Bárbara le detuvo su lanzamiento a Kosovare Asllani.

Visto 932 veces