Lunes, 15 Agosto 2016 00:00

El Oro por el triple con la frontera cerrada

 
Valora este artículo
(0 votos)
La colombiana y la venezolana paralizaron a sus países en la definición del Oro olímpico. La colombiana y la venezolana paralizaron a sus países en la definición del Oro olímpico.

Río de Janeiro.- Separados a veces por las diferencias políticas entre sus países, pero hermanados por su proximidad, colombianos y venezolanos vivieron de manera muy intensa la lucha de Caterine Ibargüen y Yulimar Rojas por la corona olímpica del triple salto el lunes en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Mientras las dos triplistas sudamericanas se batían en el foso del Estadio Olímpico de la metrópolis brasileña, en la Villa de los Atletas, el combate se reproducía, de manera mucho más plácida, en uno de los edificios que albergan a los deportistas olímpicos. 

En un lado del lobby y frente a un televisor, se colocaron los atletas colombianos para alentar a la multicampeona Ibargüen. En el otro, frente a otra pantalla, los venezolanos para jalear a la aspirante Rojas. 

"La competencia también se dio en el lobby del hotel", contó Rosa Rodríguez. "Y hubo muchos gritos jaleando cada uno a los nuestros, pero también risas y alegrías", prosiguió la lanzadora de martillo venezolana.

"Estuvimos echando broma y hubo muy buen ambiente", añadió el venezolano José Pena, que conoce bien a sus rivales colombianos.

El único atleta de Venezuela en la prueba con obstáculos en los Juegos de Río se entrena, como muchos de sus compatriotas, en Colombia, donde, además, estudió Educación Física. 

"Pese a lo que se diga y a lo que pase a otros niveles, la gente colombiana nos trata muy bien; somos como hermanos", dijo a dpa Pena, semi instalado en el país "cafetero" desde hace diez años.

Esa buena relación se plasmó en la Villa también. Una vez concluido el duelo entre Ibargüen y Rojas en el Engenhao, los colombianos festejaron el segundo oro de la delegación "cafetera" en Río 2016. Los venezolanos, pese a la "derrota", celebraron también la primera medalla, una plata, para Venezuela en estos Juegos.

"Hubo muy buen ambiente y muy buena onda porque, aunque somos rivales, también somos vecinos y hermanos", aseguró Rodríguez.

"Es la única medalla que tenemos hasta ahora, así que había que celebrarla", concluyó Pena, aunque muchos de ellos les aguardaba su propia competición.

En el Estadio Olímpico, también Ibargüen y Rojas hicieron alarde de cordialidad.

"El atletismo sudamericano está muy fuerte en esta prueba y esperamos seguir compartiendo este podio en las próximas competiciones", dijo la radiante Ibargüen tras coronarse como nueva campeona olímpica.

"Desde que comencé en la triple la miraba mucho (a Ibargüen), ella me inspira confianza a la hora de saltar", confesó Rojas, también feliz con su plata en sus primeros Juegos Olímpicos.

Visto 1226 veces