Estudiantes señalaron que al menos una vez a la semana se registra un robo a mano armada dentro de la institución o el transporte universitario.

"Esta situación nos quita esas ganas de ir a la universidad", manifiesta Aliana Montore, estudiante de segundo semestre de Banca y Finanzas de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG), cuyas sedes en Villa Asia y Av. Atlántico fueron visitadas por la delincuencia, una en la mañana y la otra en la tarde.

Estudiantes manifestaron su preocupación por los constantes robos dentro y fuera de la casa de estudio, así como en el transporte público. Hasta ahora no ha habido acciones concretas por parte de las autoridades universitarias, ni de los entes competentes.

"No podemos traer las laptops o teléfonos por el riesgo que corremos. Los robos también son en los autobuses, se monta cualquiera y no se les pide carnet. El último robo fue después de las 6:00 de la tarde, ya que eliminaron esa ruta y la última que sale es a las 8:00 de la noche, le dispararon a un chico, está bien, pero no se ha podido operar porque no solo no recibe el apoyo de la universidad, sino del Estado, y no se consiguen los medicamentos", relató Montore.

Calculan que al menos una vez a la semana se registra un robo en la universidad. Otras veces pasan dos semanas, pero en un mismo mes suelen ocurrir varios asaltos a cualquier hora, aunque los más frecuentes son en la noche, cuando la institución queda e prácticamente sola y oscuras.

Ernesto Barrera, dirigente estudiantil y estudiante de segundo semestre de Ciencias Físicas, señaló que a principio y a final de semestre suelen incrementarse los robos, por lo que tampoco descarta complicidad interna.

"Le hacemos un llamado al rectorado para que se aboque a la situación, que nos ponga vigilancia fija o hablar con los medios competentes de la seguridad del Estado", manifestó Barrea.

Por otra parte, comentó que además de la inseguridad, estaría en riesgo el próximo semestre por las condiciones de la universidad, actualmente sin agua en los baños -el personal obrero debe cargar constantemente tobos de agua para mantenerlos limpios-, alumbrado y salones sin aire acondicionado, viéndose obligados a reducir las horas de clases.

 
Docentes en la UNEG se ven obligados a reducir las horas de clases por las condiciones de los salones / Foto William Urdaneta
 
Template by JoomlaShine