Lunes, 25 Junio 2018 00:00

Brasil al borde de un ataque de nervios

 
Valora este artículo
(0 votos)
Brasil deberá luchar con los fantasmas de la pasada eliminación en el 2014. AFP Brasil deberá luchar con los fantasmas de la pasada eliminación en el 2014. AFP

A cuatro años de su mayor debacle en su propio Mundial cuando fue eliminada por Alemania, la pregunta pasa por ver cuál será el comportamiento de la “canarinha” en otras instancias.

Sochi.-

28 de junio de 2014. La Seleçao parece lanzada a por el título en casa pero se estampa en octavos contra el muro de Chile y casi ocurre lo peor. Hay penales y el capitán, Thiago Silva, se desploma en llanto. Pide no lanzar. También el portero Julio César tiene que ser consolado antes de ir hacia el arco, aunque Brasil se salva.

Muchos vieron en aquel descontrol emocional la semilla del desastre que llegaría diez días después en el mismo estadio Mineirao con la goleada ante Alemania (7-1), y contra cuyas sombras Tite pasó dos años luchando. Pero las lágrimas desesperadas de Neymar tras el partido contra Costa Rica (2-0) las trajeron de vuelta.

¿Está preparada esta Seleçao, con seis supervivientes de la debacle, para mirar a la cara a sus fantasmas? 

Una de las primeras personas que fueron a consolar a 'Ney' fue su amigo Thiago Silva. Él sabe bien lo que es tener una crisis de pánico ante millones de personas. Y volver. Después del destierro al que le sometió Dunga, Tite sorprendió abriendo de nuevo las puertas de la Seleçao a quien los brasileños identifican como uno de los mayores símbolos del 7-1.

El central captó el mensaje y regresó con perfil bajo hasta que acabó ganándole la titularidad a Marquinhos. Precisamente el viernes volvía a ser capitán en un partido de un Mundial, y no dudó en qué consejo darle a su compañero: "Llora".

"Creo que tiene que desahogarse, se sacó un gran peso de encima. Para él el tercer partido va a ser más tranquilo. [Llorar] sienta bien, le dije: 'llora lo que quieras, solo tú sabes lo que pasaste para estar aquí en esta Copa", contó después. 

- 'Papagayos' -

El propio Neymar tardó apenas unos minutos en recomponerse y expresarse en Instagram. 

"Pocos saben lo que pasé para llegar hasta aquí. Hablar, hasta los papagayos hablan, ahora hacer... pocos hacen!!", escribió airado.

Parecía enfadado el delantero ante las críticas recibidas en un país que no mide sus pasiones con el balón, y que siempre protegió a su estrella desde sus tiempos de adolescente prodigio en el Santos, huérfano de los astros de otra época.

Solo se le había visto así durante el polémico comienzo de la campaña en los Juegos de Rio, que acabó con la catarsis del oro en un Maracaná entregado a su ídolo. Liberado por fin del peso que le asfixiaba, allí Neymar renunció a la capitanía de la Canarinha, pedido del que tomó buena nota un Tite que apenas aterrizaba en la selección absoluta, dando inicio al relevo de brazaletes.  

"Es inhumano colocar toda la responsabilidad en un deportista", volvió a defenderle el técnico tras el partido ante Costa Rica.

- Tensión -

Pero a este entrenador militante de la fuerza mental, y al que muchos de sus jugadores han calificado de "psicólogo", se le acumula el trabajo. A la ansiedad de Neymar se sumó el viernes la tensión del lateral Danilo, a quien los nervios superaron en el banco y necesitó ser atendido tras el encuentro, según informó SporTV.

La angustia era tal en el bando brasileño -sobre el que ya planeaba otra tormenta histórica- que hasta Tite salió rodando por el suelo tras el agónico gol de Coutinho (90+1), y antes de que llegara el de Neymar (90+7).

Hasta entonces, el equipo llevaba una hora estrellándose contra Keylor Navas, con un 'Ney' cada vez más descontrolado que ya se había llevado una amarilla por golpear rabioso el balón -si suma una más antes de semifinales tendrá que cumplir un partido de suspensión-, y al que el VAR le había desmontado un supuesto penal.  

Los nervios le hicieron enzarzarse incluso con su amigo Thiago Silva, al que le reprochó con malas formas que cediera un balón a los rivales.

"Le considero como a un hermano pequeño y procuro cuidar de él, darle consejos, pero hoy me puse triste con él. Cuando devolví la bola me insultó mucho", confesó después el central. 

Él ya ha pasado por eso, y a los 33 años las heridas le han endurecido la piel. 

Pero, pese a que la llegada de Tite contribuyó significativamente a mitigar la llamada 'Neymardependencia', todo en Brasil sigue girando alrededor de un 'crack' que a veces parece asfixiado por su propio peso. 

"Nuestra capacidad para debatir sobre fútbol en vez del llanto de Neymar parece haberse agotado. Que muera el modelo de los 'cracks' popstars, pero mientras tanto, viva el debate sobre ellos", escribió irónico el reconocido periodista deportivo Paulo Vinicius Coelho en su columna del diario Folha de Sao Paulo.

Pase lo que pase, 'Ney' siempre está en el medio.

Visto 315 veces

La norteamericana Serena Williams gran favorita para llevarse el último Grand Slam de la temporada buscará este sábado un nuevo tí...

Los “cafeteros” no sintieron la ausencia de James Rodríguez ni tampoco a José Pekerman para vencer a una deslucida Venezuela, que ...

El polémico ex jugador y hoy entrenador técnico fue contratado por el club Dorados de Culiacán con el objetivo que los suba a la P...

El español y su Ducati firmaron el mejor registro de la temporada para salir este domingo en la posición de privilegio. El líder d...

Los líderes en sus respectivas divisiones en la Liga Americana iniciaron una serie de tres partidos en Boston y el primer compromi...