Miércoles, 08 Octubre 2014 00:00

Cuerpo técnico de Centellas quedó satisfecho pese a la eliminación

 
Valora este artículo
(0 votos)
Las chicas de Centellas culminaron con cinco triunfos su primer torneo profesional Las chicas de Centellas culminaron con cinco triunfos su primer torneo profesional Fotos cortesía Huracanes

Para el DT José Alexander Gutiérrez, la segunda vuelta del equipo fue el punto a rescatar en su debut en la LVV, una primera campaña que dejó mucho aprendizaje para el futuro tanto en lo deportivo como en lo organizacional.
______________________________________________________

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La clasificación no se concretó, pero a pesar de ello, la actuación que Centellas de Bolívar cumplió en su primera incursión en la Liga Venezolana de Voleibol (LVV) dejó satisfacción en el cuerpo técnico que encabezó José Alexander Gutiérrez.

El hombre que dirigió las estrategias del sexteto bolivarense hizo hincapié específicamente en la segunda vuelta de la ronda eliminatoria, en la que el conjunto bolivarense obtuvo cuatro de las cinco victorias con que finalizó.

“Para nosotros la segunda fase, en lo personal, es positiva porque se notó la diferencia y cuando el grupo logró amalgamar la información como la dimos, ganamos con una comodidad increíble”, dijo Gutiérrez a Correo del Caroní.

Y es que desde el inicio del torneo, el sexteto que tuvo su sede en el gimnasio Boris Planchart de Ciudad Bolívar se encontró con las dificultades, desde la partida de la receptora Roslandy Acosta, por compromisos en el exterior, hasta las lesiones que al final hicieron mella en la plantilla.

“Empezamos con dieciséis jugadoras y terminamos con once, y de esas once tres o cuatro terminaron lesionadas, por lo que teníamos al final seis o siete jugadoras e incluso al final nos quedamos sin líbero también”, recordó Gutiérrez.

El experimentado -pese a su juventud- entrenador se refirió al arduo trabajo técnico que tuvo que hacer junto a sus asistentes, para hacer entender a sus jugadoras, varias de ellas juveniles, la filosofía del juego moderno de voleibol.

“El cambio que tuvo el equipo de la primera parte a la segunda, fue obviamente, de un trabajo sistematizado, organizado y pensado en lo que es el voleibol del alto nivel, en el que todavía al final de la temporada ese grupo de muchachas no terminó de asimilar toda esa información que les dimos”.

El coach ha insistido en tratar de cambiar las cosas en un voleibol femenino venezolano que, considera, se ha quedado rezagado y está muy lejos de la elite incluso en Suramérica.

“Es un tema, porque jugadoras como Fanny Gómez, que tiene 14 años jugando y pensando el voleibol de una manera, y que llegue yo y le diga que no es así sino de esta manera, es complicado, igual el caso de las receptoras que trabajaban de una manera inadecuada la posición de las piernas y de los brazos, a todo eso le hicimos ajustes y les explicamos el porqué, y cuando empezaron a ver que había mejoras empezaron a adaptarse a los cambios, pero eso lleva tiempo. Esa es la manera en la que podemos aportar al voleibol venezolano nivel y calidad”.

Centellas debutó en la temporada el 1 de agosto con un triunfo como local sobre Deportivo Anzoátegui, pero luego debió esperar hasta la segunda vuelta para concretar un nuevo lauro, luego que el retiro de Vikingas de Miranda hiciera que se invalidaran todos los resultados obtenidos ante estas por todos los equipos.

Tras sufrir barridas ante Académicas, Aragua y Bucaneras, todas como visitante, el 5 de septiembre llegó la segunda victoria, en una división de honores ante Guerreras de Guárico en San Juan de los Morros. Luego llegaría otra división ante Deportivo Anzoátegui -otra vez fuera de casa- y otro lauro sobre Aragua, para concretar el último en casa ante Bucaneras.

A6CENTELLAS2Mucho por hacer
Gutiérrez insistió en que el voleibol femenino criollo tiene mucho trabajo por delante si quiere volver a ser competitivo.

“Yo tenía tiempo que no trabajaba con el femenino, desde el año 2010 cuando dirigí a nivel universitario, la reflexión que hemos sacado junto a mi cuerpo técnico es que se trata de algo complicado, al voleibol femenino venezolano le hace falta mucho trabajo todavía, para pensar en que pueda volver a estar en el tope y competir con potencias como Brasil, Argentina, Perú, Colombia y Chile, que está por ahí metiéndose en la cosa”.

Pese a que el presidente de la LVV, Juan Carlos Blanco, destacó que la paridad que mostró la liga con un cierre en el que no se conoció a todos los clasificados hasta la última fecha es sinónimo del buen nivel de ésta, Gutiérrez tiene una opinión distinta.

“Los números estadísticos a nivel del ataque no llegan al 40 por ciento, que es una cosa que es lastimosa, igual que la recepción no te pase de un 30 o 35 por ciento en calidad, entonces dices, ¿en verdad estamos hablando de una liga de nivel o de un simple torneo donde se nota a la larga que el nivel está tan malo que hasta la última fecha no había dos o tres equipos clasificados?”.

Para José Alexander Gutiérrez la calidad técnica del voleibol femenino criollo tiene que crecer mucho más. “Llegas a la conclusión de que nos falta muchísimo, tenemos deficiencias, no hay levantadoras, pues todas tienen una misma característica fisiológica, jugadoras receptoras hay muy pocas en el país, jugadoras opuestas y atacantes desde el zaguero solamente hay una o dos, es un tema complejo el del voleibol femenino en este momento”.

Trabajar desde adentro

Para José Alexander Gutiérrez, desde el punto de vista de la organización, la temporada de debut dejó mucho aprendizaje para Centellas de Bolívar. El técnico reconoció que para la siguiente campaña hay cosas que se deben cambiar, incluso desde la preparación del torneo.

“Lo primero es comenzar antes, pues este año con el tema de que el equipo estaba comenzando entrenamos tres semanas antes de la temporada, cuando mi discurso con el masculino (Huracanes de Bolívar) ha sido de seis semanas de pretemporada, que es lo ideal para llegar al tope y en el caso de estas muchachas teníamos que haber hablado de ocho o nueve (semanas) para que empezaran a manejar el proceso de cambio a lo que ellas estaban adecuadas”.

Mejorar el tema de los viajes para las series de visitante es otro punto pendiente. “Se necesita planificarlas mejor, porque casi todos los (primeros) partidos los hicimos prácticamente bajándonos del avión, dejando maletas e ir a jugar, así es casi imposible pensar que sacáramos partidos porque llegábamos muy golpeados y atareados”.

Finalmente y con el objetivo de evitar lo sucedido este año, Gutiérrez habló de garantizar que la plantilla que empieza va a estar hasta el final, “porque empezamos con dieciséis jugadoras y terminamos con once, de las cuales varias terminaron lesionadas, hemos tratado hacer de todo pero no ha sido fácil”.

Visto 2241 veces Modificado por última vez en Jueves, 09 Octubre 2014 05:03