Los negriazules volverán a juntarse el año entrante donde el primer objetivo será trascender en la Copa Sudamericana. Habrán partidos amistosos, pero sin salir de Guayana.

 

Ciudad Guayana.- Tres semanas de arduos trabajos marcaron el cierre del primer ciclo de entrenamientos de la pre-temporada de Mineros de Guayana, la cual culminó el pasado viernes 21 de diciembre y que se reanudará el año entrante, entre el 3 y 4 de enero, respectivamente.

Llegó la hora del descanso “programado”, de las fiestas “supervisadas”, ya que de una u otra manera, el cuerpo técnico que encabeza el argentino Horacio Matuszyczk dejaron tareas a cumplir a cada uno de los integrantes del plantel negriazul, con la idea de no perder el trabajo realizado y que para cuando se reanuden los entrenamientos, todo el grupo esté en las mismas condiciones.

Mineros despide así el año 2018, con sinsabores recientes, cómo la de no haber podido avanzar a las series de cuartos de final del Torneo Clausura, pero con la convicción de mejorar ostensiblemente de cara al 2019 donde tendrá como primer reto su trascendencia en la Copa Suramericana teniendo como rival inmediato al Sol de América de Paraguay, sin descuidar el torneo casero.

 

Balance positivo

Tres semanas consecutivas, muchos dobles turnos, que dejaron en el colectivo un balance muy positivo

- “Hubo una gran recepción del plantel hacia nosotros y hemos trabajado con mucha intensidad durante tres semanas. La actualidad nos deja un panorama positivo y un gran paso adelantado para la próxima etapa cuando nos reintegremos el próximo 3 de enero”, señalo el estratega negriazul al departamento de prensa del equipo guayanés.

“Laboramos de manera integral todos los aspectos y capacidades de los jugadores. Hemos hecho futbol cada tres días y de manera progresiva hemos ido aumentando el volumen de juego. Hay indicativos que a los muchachos le gusta el trabajo y lo aceptaron. Para el 2019, la idea rápidamente es estar en condiciones de jugar amistosos para ir consolidando el funcionamiento”, apuntó el entrenador argentino.

 

La sudamericana como primer objetivo

El fuerte fútbol paraguayo vuelve a cruzarse en el camino de Mineros de Guayana en la fase previa de la Copa Sudamericana.

El año pasado fue el Nacional de Asunción y donde los guaraníes se quedaron con el boleto a la fase de grupos.

En esta ocasión se repite la historia, pero cambia de protagonista, ya que el rival será el Sol de América, según se pudo conocer en el reciente sorteo del torneo continental.

“Nosotros tenemos toda la intención de pasar fases. Sol de América es un equipo de los históricos paraguayos. Siempre son competitivos, muy tácticos y fuertes de juego aéreo. Lo importante es que nosotros lleguemos a buen nivel. Por la fecha del partido, tendremos un rodaje bastante importante que nos hará llegar muy bien a esos partidos”, sentenció el estratega.

 

Una línea menos

En cuanto al tema de los refuerzos, Mineros ha movido poco el mercado, quizás dejando para el año entrante la posibilidad de cubrir las vacantes posibles.

Para el gerente deportivo Laydeker Navas, Mineros ha trabajado prácticamente con el mismo grupo con él cual terminó el Clausura-2018.

Como bajas, se conoce de manera oficial la salida del portero argentino Mario Santilli y se comenta el éxodo del delantero Johan Arriechi.

Nos apunta Navas que se había planificado traer un jugador por línea, menos en la portería, pero no se dio el traspaso al fútbol chileno de Anthony Matos y en ese sentido, no se tocará la defensa.

Prácticamente ya las llamadas líneas ya tienen sus retoques.

Para la portería llegaron de Monagas, Luis Romero y de Trujillanos Luis Rojas.

Para la zona de volantes, tanto en su primera línea como en la segunda, el ghanés  Adjin Livingstone y el upatense Argenis Gómez se unirán en el medio del campo y en la delantera se une Diomar Díaz ex Caracas FC.

Llegó la hora del descanso “programado” y de las fiestas “supervisadas”. Por lo pronto la pre-temporada de Mineros tiene un alto y apenas comience el año, volverán a juntarse.

Template by JoomlaShine