El joven jardinero de los Navegantes fue electo el Novato del Año de la actual temporada, pero sólo pudo ver acción hasta los primeros días de diciembre tras ser parado por los Rays de Tampa Bay

Valencia.- El show que ofreció Moisés Gómez, gracias a su poder al bate, ha sido retribuido. El joven pelotero de los Navegantes del Magallanes, fue reconocido por la prensa acreditada para cubrir las incidencias de la LVBP, como el Novato del Año de la temporada 2018-2019.

“Súper contento por ese premio. Sigo enfocado y trabajando para poder conseguir más logros. Quisiera estar aportando al equipo, pero no se puede. Así que me toca apoyar desde afuera”, fueron las primeras impresiones del nobel pelotero, que se encuentra de visita en el Estadio José Bernardo Pérez.

Gómez, recibió el espaldarazo en la votación, al totalizar 111 puntos producto de 17 votos para el primer lugar, siete para el segundo y cinco para el tercero. Su más cercano competidor para el galardón fue Edward Olivares, de los Tigres de Aragua, a quien superó por 32 puntos. Olivares recibió 11 sufragios para el primer puesto, siete para el segundo y tres para la tercera casilla. Ricardo Sánchez, también del Magallanes, terminó tercero con 49 unidades.

“Estaba manejando cuando me avisaron y pegué un grito de alegría”, dijo entre risas el caraqueño, que, en esta, su temporada de debut en Venezuela, dejó average de .248, producto de 31 hits en 120 turnos al bate, con 20 rayitas anotadas, cinco dobles, seis cuadrangulares y 26 carreras empujadas.

El inicio de la temporada de Gómez marcó un impacto en la liga, debido a que sus tres primeros hits de por vida, fueron de vuelta completa, lo que significó un récord en la pelota criolla. A partir de ese momento, el fornido jugador siguió dando muestras de su poderío ofensivo y su productivo madero.

“Yo creo que sus cualidades son completas”, opinó el coach de bateo de la nave, Richard Hidalgo, quien fue el mentor de Gómez durante su estadía con los navieros. “Mejoró mucho con respecto a los pitcheos quebrados, fue más paciente al momento de empujar las carreras y por eso fue bastante productivo, por la calma que tuvo al momento de buscar su envío”, explicó el técnico.

El jardinero, de 20 años de edad, superó a Olivares en carreras registradas, empujadas, dobles, cuadrangulares y bases alcanzadas, en 35 juegos que disputó, por 29 del jugador de los bengalíes.

“Antes de la temporada, nunca se me pasó por la mente que esto iba a suceder. Yo vine a hacer mi trabajo, a divertirme, a hacer las pequeñas cosas y, gracias a Dios, todo salió bien”, contó Gómez, que solo pudo jugar hasta el pasado 2 de diciembre, por petición de su organización, los Rays de Tampa Bay.

“Yo hubiese preferido seguir ayudando al equipo que recibir este premio, pero son cosas que pasan, uno no controla eso. Me dieron muy poco tiempo para jugar, pero lo supe aprovechar y se dieron las cosas”, reveló el guardabosque, que cometió apenas cinco errores a la defensiva en 282.1 innings jugados en los jardines, además completó tres asistencias.

Pasaron 18 temporadas, para que otro jugador perteneciente a los Navegantes, lograra tal distinción. El último, había sido Endy Chávez en la zafra de 1999-2000, que ahora está en su última campaña como pelotero profesional.

“Es lo mejor que me ha pasado, jugar con Endy (Chávez), compartir en el mismo terreno con él ha sido increíble. Se tomó el tiempo para ayudarme, para aconsejarme, le tengo mucho aprecio y estoy muy agradecido con él”, declaró Gómez.

Siempre con una alegría al momento de jugar, reflejaba por una sonrisa en su rostro, Gómez, gracias a sus enormes estacazos, inscribió su nombre entre los grandes de la historia del equipo bucanero. Por ejemplo, emuló al Salón de la Fama de Cooperstown, Jim Rice, en ser los únicos peloteros de la nave con al menos 25 remolcadas con apenas 20 años de edad.

“Divertirme, nada más que eso”, consideró como la clave para su desempeño en la contienda. “Eso fue lo que hice siempre en el terreno y todo salió. Aún es difícil creerlo”.

Por si fuera poco, el caraqueño superó a Ramón “Dumbo” Fernández (25), como el criollo con más remolques en su campaña de debut con el Magallanes. No conforme con ello, se convirtió en apenas el quinto jugador en los anales de los turcos, con dos grand slams en una misma zafra, uniéndose a Henry McHenry (1947-1948), Dave Parker (1974-1975), William Magallanes (1990-1991) y José Francisco Malavé (1994-1995).

“En el top. Es el reconocimiento más grande que hasta ahora he recibido. Seguiré trabajando para tener más éxitos”, puntualizó Gómez.- Por lvbp.com