Domingo, 13 Noviembre 2016 00:00

El enfermizo juego de Elle

  María Alejandra Cova
Valora este artículo
(0 votos)
El enfermizo juego de Elle Ilustración de Ipek Komurcu

El thriller psicológico Elle, dirigido por Paul Verhoeven, inicia nuestro recorrido por los estrenos del 2016 de la mano de María Alejandra Cova.

María Alejandra Cova

Asqueada y perturbada, así te sientes con el filme desde el primer minuto. Abre con una pantalla en negro acompañada de una serie de desgarradores sonidos de un acto sexual violento y sucio. Luego muestran una desagradable y ácida escena -no explícita- de un encapuchado violando a una mujer, con música clásica de fondo, solo para que la sensación sea aún más desconcertante.

“Lo nuestro es enfermizo y pervertido”, le dice Michelle Leblanc a su atacante. «Enfermizo y pervertido» al igual que la relación del espectador con la película, porque la protagonista y el atacante entablan un perturbador juego, que logra mantenerte tensa frente a la pantalla, ansiosa y muy atenta a las acciones de Michelle, con la creciente expectativa de cuál será el desenlace.

Leblanc es una mujer en sus cincuentas, soltera, exitosa dueña de una compañía de video juegos en Paris. Los hechos transcurren luego de la violación, ella limpia los vidrios rotos, bota la evidencia de lo sucedido y continúa con su vida como si nada, sin embargo, el atacante quiere más, la acosa en su casa y su trabajo. De pronto nos vemos envueltos en un peligroso juego en el que ella y el atacante, comienzan una inquietante relación.

Isabelle Huppert, quien encarna a la protagonista Leblanc, hace un papel pulcro. Sus gestos trágicos, su poder de igualmente actuar como una jefa imponente, su vaivén fresco a pesar de ser una mujer entrada en años y su capacidad de ser tan neutral hacen imposible para el espectador descifrar cuáles son sus intenciones, lo mantiene preso, tratando de adivinar cuál será su siguiente paso.

Lo curioso
La película originalmente iba a ser rodada en Estados Unidos. El guion pasó por manos de Nicole Kidman, Marion Cotillard, Diane Lane y hasta Sharon Stone, con quien el director ya había trabajado en la aclamada Instintos Básicos, pero todas las actrices rechazaron el papel inmediatamente sin siquiera meditarlo. En vista de la negativa, a Verhoen le ofrecieron grabar en Francia y aceptó.

Paul Verhoen es de origen holandés y para poder trabajar con el equipo producción, tuvo que aprender francés en un instituto de idiomas. Comenzó hablando en inglés, pero no le funcionaba. El estrés de trabajar con un equipo totalmente desconocido y en otro idioma, le provocó tanto estrés que sufría migrañas, pero acorde fue sucedió la producción, logró entablar muy buenas relaciones con el crew.

Trailer de Elle (2016)


Sobre el director
Verhoen nos da un recorrido por un thriller muy bien logrado. Cada detalle te hace llegar a diversas conclusiones de quién podría ser el atacante, algunas pistas podrían ser más obvias y algunos espectadores puede que lo deduzcan con rapidez. Pero, aun así, saber quién es no genera tanto impacto como le hecho de que la protagonista termine involucrada con él en su juego enfermo. Y a fin de cuentas no es como parece, pues ella termina siendo el gato que atrapa al ratón.

Después de ver Elle, es difícil imaginar que el director tenga una trayectoria en películas de ciencia ficción como Robocop, Total Recall o Starship Troopers, un giro de 180 grados con respecto a la película en cuestión. Pero lo que sí podemos ver de aquellas películas es la sangre. En Elle se manejan algunas escenas con cadáveres llenos de cortadas, cráneos abiertos y explícitos, que generan un choque con la estética delicada que se ha venido desarrollando dentro del filme.

Resoluciones finales
Aunque la película si resulta ser absorbente, en algunos momentos si empiezas a ver el reloj, porque dos horas de suspenso y drama a veces no son tan fáciles de digerir. Sin embargo, no faltan aquellos picos de emoción, como la escena en la que Michelle literalmente stalkea a su vecino con unos binoculares por la ventana y comienza a masturbarse mientras lo ve.

El protagonismo femenino, la naturalidad de su poder y su independencia, es una de las cosas que sobresalen de la trama. Michelle es soltera, se acuesta y coquetea con quien quiere, incluso con hombres casados. Es exitosa y temida por los empleados, no depende de ningún hombre. Luego tenemos a su mamá, una señora claramente en sus setentas casi ochentas, que se acuesta con treintañeros, disfrutan, viven y tienen control sobre su libertad sin tapujos ni presiones sociales.

La fortaleza femenina se demuestra en Leblanc, en el momento que descubre la identidad de su atacante y no hace otra cosa más que echarlo de su casa. No entra en crisis ni hacen ningún melodrama, incluso lo deja entra a su casa de nuevo, sin miedo, y tiene el valor de preguntarle por qué hizo lo que hizo. En algún momento ella decide que es lo que hará en venganza y es lo que el espectador espera ansioso.

Finalmente, luego de que Leblanc se ha cansado de jugar, decide poner fin, ella amenaza con la policía y espera pacientemente que aparezca el atacante, tal cual gato y ratón. Por un momento no te das cuenta de lo meticuloso que fue su plan hasta luego de unos minutos después de que termina la película y aún estás procesando lo que acabas de ver.

Ficha LBOElle

Visto 1110 veces Modificado por última vez en Jueves, 17 Noviembre 2016 20:53

El excantante y bajista de PInk Floyd, durante su gira Us + Them, en Estados Unidos, alertó el peligro que representa el magnate y...

En la Venezuela de la democracia recién estrenada, esta mujer se empecinó en que la modernidad también debía llegar a través del a...

El concejal Armando Betancourt hace referencia a la deficiencia de los servicios públicos en el municipio El Callao, en la víspera...

El guión del cineasta José Zamora centra su historia en la comunidad de Campo Rojo, reflejando la tradición de niños que se lanzan...