Jueves, 14 Abril 2016 00:00

Guayaneses por el Mundo reaviva el sueño de la Ciudad Guayana posible

 
Valora este artículo
(14 votos)
La urbe ha sido inspiración para locales y foráneos, interesados en embellecer aún más sus espacios La urbe ha sido inspiración para locales y foráneos, interesados en embellecer aún más sus espacios Foto William Urdaneta / Archivo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Las lágrimas corrieron con la sangre de Larrys Salinas. Dos tiros, uno en la espalda y otro de gracia, la sed por una camioneta y el amparo del no castigo le arrancaron a Ciudad Guayana uno de sus héroes con rostro y carisma.

Su muerte fue dolor, fue iracundia. Fue impotencia ante una realidad tan salvaje como presente; pero también, el disparador de una diana local que llamó a la comunión de sus coterráneos.

Cien, doscientos…luego fueron de mil en mil hasta congregar a casi 30 mil guayaneses que, como diáspora, son testimonio del suroriente del país alrededor del mundo.

El resultado: el grupo Guayaneses por el Mundo en la red social Facebook, palestra de remembranzas y anhelos de la Ciudad Guayana de antaño. De memorias contadas desde el recuerdo dulce, pero también desde el dolor o la iracundia por la pérdida de espacios, por una ciudad ahogada en el realismo mágico del desgobierno, la violencia, la corrupción y la desidia.

“Algo teníamos que hacer para denunciar la violencia que había en Venezuela. No tenía pensado todo lo que iba a traer”, confiesa el creador del grupo, David Parra Lezama, merideño adoptado por Guayana y residenciado en Alemania.

27.126 miembros, otros miles de publicaciones diarias y centenares de likes demuestran la efervescencia de un grupo que es más que un bastión de la memoria. Un grupo que evidencia un proceso de identidad y de arraigo cultural en una oleada de guayacitanos -de corazón o de nacimiento- que distantes o no de su tierra apuestan por una mejor ciudad.

Pero ese sentido de pertenencia, ese vínculo emocional con la tierra propia es más que un valor local. Es, como menos, la pieza fundamental para la gestación de las transformaciones sociales.

La psicóloga social y partícipe de la planificación del proyecto Guayana, Mercedes Pulido de Briceño, sostiene que estas relaciones de pertenencia influyen en la transformación social la medida en que la gente percibe: que hay condiciones para recuperar un espacio, y que además son conscientes de su capacidad de transformar con base en las nuevas necesidades. No solo ve el arraigo como importante, sino fundamental.

“Son realidades muy nuevas porque la globalización te da una idea de lo global, pero también potencializa lo local. Y es probable que ese sea el aspecto más importante que está teniendo esa búsqueda del arraigo en Guayana”, sostiene la ex presidenta de la junta ejecutiva de la Unicef, convencida de que este este grupo 2.0, que une a los guayaneses a través de una herramienta globalizadora como el internet, es testimonio de ello.

En esto coincide el sociólogo Luis Hernández Cumana, quien cree que el creciente sentido de pertenencia genera cambios en la mentalidad de la gente y sus deseos. “Tú te comienzas a identificar con lo que pasa en la ciudad. Te duele lo que pasa en la ciudad, y te duele mucho más porque eres de acá y te sientes parte de esto”.

“A partir de eso la planificación no puede seguir siendo algo impuesto por la institucionalidad sino que la gente quiere participar, la gente quiere decir hacia dónde debe ir la ciudad, cuáles son los espacios que debe tener para la recreación, el deporte, para hacer vida ciudadana, para construir una ciudad más humana. Que quienes estén aquí se sientan corresponsables del futuro de la urbe”, explica. Eso que teóricos recientes, como el geógrafo y urbanista español Jordi Borja, hanrescatadocon una redefinición del concepto de “derecho a la ciudad”.

Este derecho, según el autor, es una respuesta democrática que integra a la vez los derechos de los ciudadanos y los criterios urbanísticos que hacen posible el ejercicio de esas prerrogativas, en especial la concepción del espacio público, “fundamental para evaluar la democracia ciudadana”.

“Es en el espacio público donde se expresan los avances y los retrocesos de la democracia tanto en sus dimensiones políticas como sociales y culturales. El espacio público entendido como espacio de uso colectivo es el marco en el que se tejen las solidaridades y donde se manifiestan los conflictos, donde emergen las demandas y las aspiraciones y se contrastan con las políticas públicas y las iniciativas privadas. Y es en el espacio público en el que se hacen visibles, por presencia o por ausencia, los efectos disolutorios o excluyentes de las dinámicas urbanas actuales”, expone en su obra La Ciudad Conquistada.

A8 GUAYANESES2

Esquina del Centro Cívico, años 70 / Foto cortesía

‘Tengo un sueño’

La vocación transformadora de Guayaneses por el Mundo va más allá de un deseo. Eso demuestra con un grupo de objetivos delineados desde el principio:

Fomentar mediante la fraternidad, el desarrollo y canalización de iniciativas que permitan en corto y mediano plazo, colaborar a solventar la mayor cantidad posible de problemas en materia de ayuda para la salud del pueblo guayanés y en un mediano y largo plazo ser la cuna donde se está gestando el modelo de ciudadano que se visionó cuando se creó Ciudad Guayana otrora única urbe planificada y más moderna de Venezuela modelo de desarrollo urbanístico, social, ecológico e industrial para el mundo”, reza su primera nota de prensa.

Estos planteamientos, a los ojos de Cumana, reúnen las características para avanzar hacia ese concepto de “la ciudad más humana”, para construir ese capital social tan necesario para el desarrollo de las sociedades.

Para Pulido es el signo de que ese desarrollo industrial de la urbe tiene ahora otra realidad. Una que apunta a que ese modelo de fábricas debe vincularse ahora con otros centros de desarrollo, apalancar la diversidad y atender a esa necesidad de transformación que la sociedad demanda. Y que ya lo está haciendo.

“Guayana soñó con ser industrial, pero se quedó ahí. Ahora tiene que hacer la transformación a la sociedad del conocimiento. Ahí está el ejemplo de Detroit, fue la más industrializada de Estados Unidos, y el polo del desarrollo de la industria automotriz y quebró. ¿Y qué están haciendo? La reconstrucción vía tecnológica, y ahí van. No se estacaron en el modelo, sino que tomaron la fuerza de su recurso humano y la transformaron en un polo de desarrollo adaptado a las nuevas necesidades”, explica.

A su juicio Guayana debe convertirse en un polo de diversificación de servicios. No solo del punto de vista productivo, sino de tipo informativo, y de alianzas con otros productos que están surgiendo. Imagina, por ejemplo, una Ciudad Guayana llena de drones en el cielo, creados y programados en industrias locales, brindando todo tipo de servicios a la ciudadanía. ¿Y dónde comienzan estas inquietudes transformadoras? En grupos de interés como Guayaneses por el Mundo.

A8 GUAYANESES3

Así lucía el Centro Comercial Venezuela en los años 80

Redefinir el sistema 

Soñar es la base para el cambio. Más si vienen con arraigo e identidad cultural. Pero el aterrizaje en la realidad de Ciudad Guayana -la undécima urbe más violenta del mundo, con amplio margen de desigualdad social, que ve morir un parque de empresas básicas, y envuelta en una crisis nacional en lo económico y político- puede ser un choque que desmigaje cualquier esperanza.

Frente a ello, el sociólogo especialista en población y desarrollo cree que son realidades de tipo coyuntural, y que lejos de frenar el cambio pueden ser el catalizador para articular a la sociedad e impulsar esas transformaciones. Dicho en otros términos: “que esos grupos de interés se conviertan en grupos de presión para las autoridades, la Asamblea Nacional, el CLEB, la Cámara Municipal y la Gobernación, para generar esos cambios”.

“Aquí necesariamente tiene que haber algún grupo que sea capaz de salir de la depresión de la crisis y hacerplanteamientos que muevan a las nuevas generaciones. El Perú lo está haciendo con la gastronomía, tiene años en eso. Y Guayana tiene elementos de naturaleza transformativa, no solamente en el campo de servicios sino en lo tecnológico. Hay mucho que potenciar en Guayana”, argumenta Pulido de Briceño.

He ahí la importancia de grupos como Guayaneses por el Mundo: un espacio que muestra el sentir de más de 30 mil personas, y que ese sentimiento sirve como base para impulsar, desde lo social, las grandes transformaciones para una urbe toda.

Y todo surgió con las lágrimas por Larrys Salinas. Tres hombres identificados, aún sin captura, impiden cicatrizar la herida por su pérdida. Hoy todos lloran a un hombre que demostró su amor por la ciudad, y que con su vida y muerte, reavivó en muchos el sueño de la Ciudad Guayana posible.

Visto 6552 veces Modificado por última vez en Jueves, 21 Abril 2016 05:40

En una polémica final, pudo vencer a Serena Williams tras enfrascarse en una fuerte discusión con el juez de silla. Osaka con apen...

La norteamericana fue multada con 17 mil dólares tras sus incidentes en la final femenina del Abierto de los Estados Unidos y la W...

La campeona del Abierto de los Estados Unidos fue recibida como toda una estrella en Tokio y dijo que antes de que termine el año ...

El joven dirigente y piloto de automovilismo apuntó en rueda de prensa que éste sábado 22 se estará disputando en el autódromo de ...