Domingo, 17 Mayo 2015 00:00

Woody Allen vuelve a dejar su marca en Cannes

 
Valora este artículo
(0 votos)
Allen hizo gala de su lucidez y su agudeza pese a su entrada en años Allen hizo gala de su lucidez y su agudeza pese a su entrada en años Foto cortesía

■ El Universal

Cannes.- El cineasta estadounidense Woody Allen presentó su último filme Irrational Man (Un hombre irracional) en el festival de Cannes, en el que desafía a la filosofía, “una masturbación verbal”, a explicar la irracionalidad humana.

Joaquin Phoenix, quien trabaja por primera vez con el cineasta neoyorquino, encarna a Abe Lucas, un profesor de filosofía sin ganas de vivir porque las causas que ha defendido, desde la militancia política a la enseñanza, no han servido para nada.

Poco después de llegar a una universidad, Lucas, que considera la filosofía como “una masturbación verbal”, inicia dos relaciones, una con una colega, Rita Richards (Parker Posey), que intenta superar un fracaso matrimonial, y otra con su mejor alumna, Jill Pollard (Emma Stone), que se convierte en su amiga y la voz de su conciencia.

Una conversación oída accidentalmente da un sorprendente giro a su vida que le devuelve las ganas de vivir y le da un objetivo por el que luchar.

“Creo que hay momentos decisivos en la vida cuando te das cuenta de que las cosas pueden cambiar si tomas una decisión u otra”, contó Allen. Pero hay decisiones que pueden pesar en la conciencia como losas y convertirse simplemente en una huida hacia adelante.

A través de referencias a los filósofos que han tratado de teorizar sobre el comportamiento humano, como Kant, Nietzsche, Kierkegaard o Heidegger, Allen trata de desentrañar la complejidad de la mente y la irracionalidad de algunas decisiones.

Aunque temas como las relaciones humanas, la mentira, la justicia, la amistad, la moral y la ética son parte de su cine, Un hombre irracional, que menciona en varias ocasiones a España para retirarse por su “romanticismo”, recuerda a otro de sus trabajos, Match point.

“La gente necesita algo en lo que creer y vivir para ello”, sostuvo el cineasta, que recordó que había leído en algún sitio que en los campos de concentración nazis, los que mejor superaron las atrocidades fueron los “comunistas porque creían en algo fanáticamente”. “Esto también se aplica a las religiones”, agregó.

Su nihilismo le llevó a responder a un periodista “Vete a explicarle a alguien por qué vale la pena vivir. No hay una respuesta positiva a la cruda realidad. Lo único claro es que la vida tiene su propia agenda en la que tarde o temprano vamos a acabar en una mala posición”.

“Todo va a desaparecer un día. Todo lo que Shakespeare o Miguel Angel hicieron desaparecerá un día”, reflexionó Allen al lado de su última musa, Emma Stone, y Parker Posey. “Mi conclusión es que la única forma de sobrevivir es distraerte. Hago películas para distraerme, es una fantástica distracción”, admitió.

Visto 2186 veces Modificado por última vez en Domingo, 17 Mayo 2015 06:51

El excantante y bajista de PInk Floyd, durante su gira Us + Them, en Estados Unidos, alertó el peligro que representa el magnate y...

En la Venezuela de la democracia recién estrenada, esta mujer se empecinó en que la modernidad también debía llegar a través del a...

El concejal Armando Betancourt hace referencia a la deficiencia de los servicios públicos en el municipio El Callao, en la víspera...

El guión del cineasta José Zamora centra su historia en la comunidad de Campo Rojo, reflejando la tradición de niños que se lanzan...