Martes, 17 Marzo 2015 00:00

Annie, un mañana con nuevos ojos

 
Valora este artículo
(1 Voto)
     
 

_____________________

En Twitter: @karollyon

_____________________

 
     

En tiempos de dificultades siempre son necesarias las historias inspiradoras. No es de extrañar que “Anita, la huerfanita” se convirtiera en un éxito de Broadway vociferando que el “Sol brillará mañana”.

El musical se estrenó el 10 de agosto de 1976 y estaba ambientado en la Nueva York de los años 30, durante la Gran Depresión, convirtiéndose en una metáfora del optimismo en tiempos pesimismo y desesperación, cuando el presidente Franklin Roosevelt hacia lo posible por implementar su “New Deal” y sacar a flote la economía norteamericana.

Annie es una niña de 11 años que vive en el Orfanato Municipal a cargo de la temible Agatha Hannigan, mientras que Oliver Warbucks es un millonario que se encariña con la niña y decide adoptarla.

La obra fue un éxito teatral, y en 1982 se realizó la primera adaptación para la gran pantalla. Sin embargo, el guión sufrió tantos cambios que el mismo éxito del teatro no se trasladó al cine. La música había cambiado, el orden de las escenas fue alterado e incluso se agregaron escenas descabelladas que supuestamente engancharían más al público con la premisa de “más acción”.

En 1999, Disney salió al rescate con una adaptación para televisión. Esta vez se recuperaron las partituras originales de la obra y se incorporaron los números musicales que habían desaparecido.

Pero la historia de Annie no quedó allí. Casi 15 años después, Sony y Columbia comienzan a trabajar en un refrescamiento de la historia, una actualización que no sólo traería a la huerfanita a estos tiempos, sino que la dotaría de una actitud más contestataria, menos inocente, pero aún así adorable y de fácil empatía. Con una musicalización mixta, conformada por la relectura de los clásicos y la composición de nuevas piezas a cargo de Greg Kurstin y la cantante Sia Furler, responsable de éxitos como “Chandelier” y “Elastic Heart”, el musical se anota varios aciertos y desaciertos con actores con poca experiencia en el canto.

Annie, en esta versión, no es la pelirroja pecosita, ahora es interpretada por Quvenzhané Wallis, nominada al Oscar por “Bestias del Sur Salvaje”, mientras que el millonario empresario Will Stackses interpretado por Jamie Foxx y su motivación es convertirse en alcalde, por lo que decide adoptar a Annie temporalmente para conseguir más votos.

     
  Annie, en esta versión, no es la pelirroja pecosita. Quvenzhané Wallis, nominada al Oscar por “Bestias del Sur Salvaje”, mientras que el millonario empresario Will Stacks es interpretado por Jamie Foxx y su motivación es convertirse en alcalde, por lo que decide adoptar a Annie temporalmente para conseguir más votos.
______________________________
 
     

El reparto se completa con la australiana Rose Byrne, cada vez dando más muestras de su versatilidad actoral, interpretando a la mano derecha de Stacks; Cameron Díaz en la piel de la madre adoptiva Miss Hannigan, un personaje algo burlesco y con una evolución algo confusa y repentina a lo largo de la historia, pues en esta versión no es la villana que solía ser la temible Agatha Hannigan, simplemente es una cantante frustrada que adopta niñas para recibir manutención del gobierno; y Bobby Cannavale, asesor de campaña de Stacks, quien en figura de cuasi villano hará todo lo posible por aumentar la popularidad de su candidato.

Tal como pasó con “Bestias del Sur Salvaje, una película que Quvenzhané filmó cuando tenía seis años, la pequeña pero grandiosa actriz tuvo que convertirse en el alma de la película, y en “Annie” sale airosa gracias a su picardía.

Pero la película no es el éxito que se esperaba. Falla el guión, compuesto por una serie de clichés que intentan mantener al público cautivo pero termina cayendo en lo ordinario, en lo predecible, en chistes repetitivos que solo dan risa la primera vez, y en una delimitación poco contundente de los personajes en donde salió más perjudicada Cameron Díaz con su Miss Hannigan.

Resaltan varios números musicales, pero “Tomorrow”, que debió ser el gran número de Quvenzhané se quedó corto, y fue superado por “Opportunity”, una de las nuevas piezas compuestas para este remake.

Mención aparte merece “It’s the Hard Knock Life”, pieza interpretada por las niñas huérfanas al cuidado de Hannigan, con una coreografía genial y una dirección que de haberse mantenido durante toda la película habría sido aún mejor.

El punto más importante de la película es que a pesar del guión, es entretenida, y hace un llamado de atención bastante contundente al star system, pues no solo Annie es el vehículo de la popularidad de Stacks en las redes sociales, sino que también es rescatada de un secuestro a través de actualizaciones en Twitter que revelaban su ubicación durante la huída. Una verdadera Annie de los nuevos tiempos.

Visto 4445 veces Modificado por última vez en Martes, 17 Marzo 2015 21:12

Medios

El escritor Francisco Arévalo analiza, más desde la mirada del doliente que del observador aséptico, la debacle del arte en Venezu...

La leyenda del rock que insufló de personalidad al género musical estadounidense murió el sábado en el estado de Missouri, Estados...

“Estamos investigando cómo pudo ocurrir y lamentamos profundamente que sucediera”, informó la firma responsable de contar los voto...

Con la estatuilla en la mano, los artistas ganadores de los Oscar  comparecieron ante más de 400 periodistas y responder a pr...

Barry Jenkins conquista con su segunda película el corazón de Hollywood con un presupuesto mínimo, actores desconocidos y apenas 2...