Región

La Asamblea Nacional debatió este miércoles lo ocurrido en Kumarakapay y en Santa Elena de Uairén, poblado que el régimen mantiene militarizado y amenazado.
La frontera con Brasil, por el sur del estado Bolívar, era uno de los puntos para el ingreso de insumos y medicinas. En cambio, hubo represión armada y un saldo de cinco asesinados, entre ellos tres indígenas pemones.
58 personas han sido apresadas por las protestas que arrancaron el 22 de febrero a favor de la ayuda humanitaria en la localidad fronteriza con Brasil. De este grupo, solo 14 han sido liberados sin presentación: 12 indígenas y dos menores de edad.
El exalcalde de El Callao se solidariza con el pueblo pemón y considera que vendrán mejores momentos para celebrar y continuar los 180 años de la cultura callaoense.
El pueblo fronterizo con Brasil fue el escenario, en el sur de Venezuela, de la violencia represiva que desataron las fuerzas militares entre viernes y sábado y que dejó cuatro asesinados y más de 30 heridos.
Template by JoomlaShine