El presidente de Asogapal, Julio Malavé, recordó que al no tener animal sano, no hay producción sana, por lo que instó al Estado a facilitar las gestiones para la vacunación.

La producción agrícola en Bolívar pasa por un período crítico debido a los reportes de brotes vesiculares desde hace un año que pueden ser estomatitis vesicular o fiebre aftosa, aunque aún no se ha tenido respuesta sobre la última incidencia registrada en mayo, señaló Julio Malavé, presidente de la Asociación de Ganaderos de El Palmar (Asogapal).

“Tenemos en el país un solo laboratorio que lo maneja el Gobierno nacional, y no tenemos la vacuna”, alertó Malavé.

En enlace con laboratorios Cala, trajeron vacunas bivalentes, usadas desde hace 40 años, mientras que Gobernación en convenio con el gobierno de Roraima, trajo unas vacunas trivalentes nunca usada por los ganaderos.

Malavé instó a la concienciación para insistir en la importancia de la vacuna, y acotó que algunos productores no tienen cómo movilizarse, por cuanto hizo un llamado a la Gobernación.

“Si no tenemos animales sanos, la producción no es sana. Si no vacunamos, no podemos seguir produciendo. En El Manteco tenemos información de que el virus volvió a proliferarse. Esto prende las alarmas. Ni siquiera el 20% de la población agropecuaria han vacunado”, advirtió.

Detalló que el virus provoca una fiebre superior a los 42 grados centígrados en el animal, cuya recuperación y curación tarda alrededor de un mes y es costosa.

Por otra parte, denunció la situación de inseguridad que enfrentan los ganaderos, en cuanto a abigeato, secuestros y hasta asesinatos.

“Pequeños y medianos productores han abandonado el campo en un 50% por miedo. Si denuncian, los amenazan”, afirmó.

Las denuncias formalizadas ante entes competentes no han tenido respuesta.

Template by JoomlaShine