El equipo de Hidrobolívar informó que el daño en un motor dual impide el llenado a tiempo de los tanques para surtir a los sectores.

Desde hace una semana persisten las fallas con el suministro de agua potable en gran parte de Puerto Ordaz, principalmente en las parroquias Cachamay y Universidad. El equipo de Hidrobolívar informó que la situación obedece a un equipo dañado en la estación Golfo 7. Se trata de un motor dual, cuya falla impide que los tanques se llenen en el tiempo pronosticado.

Al tardar más de lo previsto, la hidrológica realiza "maniobras" para recuperar los niveles de los tanques. Estas maniobras -explicaron- se basan en cerrar válvulas, dejar a unos sectores sin agua y abrir en otras zonas, por lo que el servicio ha sido intermitente.

Aunque habitualmente se hacen estas interrupciones para la recuperación de los tanques, esta vez se ha hecho a destiempo. Por otra parte, se espera que para la tarde de este miércoles sea instalado un nuevo equipo que solvente la falla en Golfo 7 y sea restablecido el suministro regular de agua potable en las zonas afectadas.

La interrupción del servicio se extendió este miércoles hasta San Félix. A través de su cuenta en Twitter @Hidrobolivar_, notificaron que debido a una caída de tensión en el acueducto Macagua-San Félix, se evidenciaba ausencia en el suministro de agua en las parroquias Dalla Costa, Simón Bolívar, Chirica, Vista al Sol, 11 de Abril, así como la provisión a comunidades en la vía a Upata, El Pao y zonas aledañas.

El lunes, vecinos del sector Los Olivos en Puerto Ordaz salieron a protestar por falta de agua potable en sus hogares. Néstor Mayora, gerente del Acueducto Puerto Ordaz, hizo presencia en el lugar de la manifestación para explicar la situación de la planta y manifestó a la comunidad que el servicio se estaba restableciendo de forma progresiva.

Los afectados se han manifestado a través de Twitter para reclamar que las interrupciones del servicio, tanto en Puerto Ordaz como San Félix son constantes, y el problema lleva meses y hasta años. Además, han denunciado insistentemente la mala calidad del agua, evidenciada principalmente en su color amarillento.

Trabajadores del acueducto Macagua-San Félix denunciaron recientemente que los tres módulos de tratamiento para la potabilización del agua llevaban más de dos años fuera de servicio, y no se estaban dosificando correctamente los químicos.

 

Template by JoomlaShine