Miércoles, 15 Marzo 2017 00:00

Anarquía y atropellos de la GNB protagonizan venta de harina PAN en Supermercado Atlántico Center

 
Valora este artículo
(2 votos)
Una harina PAN, una mayonesa y una margarina Mavesa ocasionaron el rebullicio de este miércoles que ni los guardias nacionales podían controlar Una harina PAN, una mayonesa y una margarina Mavesa ocasionaron el rebullicio de este miércoles que ni los guardias nacionales podían controlar Fotos Oliver González

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN 

Adulto mayor llora tras maltrato de la GNB en cola por un jabón 

barra 4naranja220

'Quiero que mis hijos estudien, pero si no hay comida ¿cómo van a ir con hambre al liceo?' 

barra 4naranja220

Civiles detenidos en colas por comida han sido juzgados por los tribunales militares

barra 4naranja220 
Cola por pasta genera violencia en supermercado de Unare

 

Un remolino de gente contenido por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) era la imagen en la entrada del supermercado Atlántico Center, en Villa Bolivia. Un kilo de harina PAN, un frasco de mayonesa y otro envase de margarina Mavesa eran el motivo de la cola, del desorden y de la violencia.

Hacia las 11:00 de la mañana, Adolfo Salazar, de 39 años, fue golpeado por varios militares. Yacía en la acera de Residencias Tumeremo, hasta que un carro particular lo llevó al Hospital Uyapar. Tenía un hematoma en la frente, “porque le dieron con el rolo, lo pisaron, le cayeron todos encima”, según declaró su esposa, Lisbeth Niño.

Aseguró que los guardias “se valen del uniforme y a nosotros, los civiles, nos maltratan. A mi esposo de verga no lo mataron simplemente porque les dio la gana, porque él no estaba haciendo nada malo”.

Otros testigos complementaron el relato, aseverando que la GNB quiso anteponer y pasar de primero a un lote de personas que no les correspondía entrar, y cuando reclamaron sus derechos ocurrió el enfrentamiento.

“Las mujeres nos metimos a defender a ese ser humano, que lo estaban pateando en el piso, y nos metieron corriente”, reveló una mujer embarazada que ni por su estado pudo pasar en la cola preferencial.

Los oficiales de la GNB consultados aseguran que la violencia se originó cuando ellos intentaron repeler las tácticas de revendedores ilegales que venden puestos en la cola de alimentos y provocan el desorden para colearse y pasar de primeros.

Ninguno se hizo responsable del ataque a Adolfo Salazar. Su esposa aseguró que llevaría el caso a Fiscalía para denunciar a los uniformados implicados.

Para controlar el descontento de las personas, que gritaban desesperadas y empujaban para entrar al Atlántico Center, la GNB llamó refuerzos con equipos antimotín, que lograron despejar la entrada del local, que ya de por sí instaló rejas para proteger las puertas de acceso al supermercado. 

 

ComillasAMARILLASLas mujeres nos metimos a defender a ese ser humano, que lo estaban pateando en el piso, y nos metieron corriente”, reveló una mujer embarazada que ni por su estado pudo pasar en la cola preferencial.barra ama620

 

Mecanismo de escasez 

Los productos básicos están escasos desde hace, al menos, tres años. La importación de alimentos desde Brasil y otros países ha paliado la carestía pero a precios exorbitantes y sin poder abastecer de rubros criollos como harina de maíz precocida.

La harina PAN, de Alimentos Polar, no se veía en las ventas de comida desde el año pasado. Revendida, puede conseguirse en 5.500 bolívares por kilogramo. Este miércoles, en Atlántico Center vendían una sola por persona, acompañada de margarina y mayonesa Mavesa, todo por 7.800 bolívares, compra que aceptaban solamente en efectivo.

  Marilyn
Marilyn Sarabia, compradora: “Yo llegué a las 5:00 de la mañana y no he podido pasar. Mi niño tiene hidrocefalia y a mí también me empujaron esos guardias. Esto es horrible, tenemos que aguantar esto porque la harina no se consigue”.
 

“Yo llegué a las 5:00 de la mañana y no he podido pasar. Mi niño tiene hidrocefalia y a mí también me empujaron esos guardias”, denunció Marilyn Sarabia, cargando a su hijo menor enfermo.

Para ordenar (a duras penas) la cola, los militares recogen lotes de cédulas de identidad de quienes esperan. Las apilan y las amarran con ligas. Son estos lotes los que dirigen y determinan qué grupo de personas pasa primero. “Fulano de tal… ¿dónde está?, ¡¡que pase!!”, es lo que se escucha en la voz de los militares, mientras cientos de personas rodean, ansiosas, esperando ser llamadas para atender su necesidad.

La gente asegura que los guardias “dejan pasar a quien ellos quieren”. Lo secunda a gritos otra compradora en fila, Andreina Subero, mientras que otros atestiguan que los militares “sacan pacas de harina para ellos y el pueblo aquí matándose en una cola”.

La marcada escasez de alimentos nacionales y el alto precio de los importados hace cada vez más cuesta arriba poner comida sobre la mesa de los venezolanos. Para ello hay que sobrevivir en las colas, y a la cola.

Visto 2419 veces Modificado por última vez en Martes, 21 Marzo 2017 02:26

En lo que va del año han sido detenidos 29 funcionarios de cuerpos de seguridad del Estado por estar implicados en hechos delictiv...

El procedimiento fue realizado por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Subd...

Las víctimas estaban en una fiesta cuando empezó un enfrentamiento entre bandas que los dejó heridos de bala. El incidente fue la ...

La criminalidad no es el único reto que enfrenta el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) ...

Este fue dado a conocer un mes después del incidente ocurrido en el centro asistencial, el caso sigue siendo investigado por funci...