Jueves, 15 Septiembre 2016 00:00

[Así sobrevivimos] Las balas callaron el calipso

 
Valora este artículo
(2 votos)
[Así sobrevivimos] Las balas callaron el calipso Foto cortesía

ASISobrevivimos

La fiesta ya estaba pautada para el domingo 18 de septiembre: The Same People celebraría sus 31 años con un concierto en El Callao. Pero no andan bien las cosas por allá. No con la violencia minera, no con las fallas en los servicios, no con un gobierno que arma sus mampuestos solo para carnavales.

Sin embargo, habría fiesta de celebración y estaba pautada…  hasta el lunes, cuando a Pedro José Brito, cantante del grupo Nueva Onda, lo asesinaron. Hubo un par de teorías, una muerte violenta, un pueblo consternado y la certeza de que la violencia tampoco distingue a los cultores.

La Alcaldía que dirige Coromoto Lugo suspendió cualquier celebración. Incluyendo la del domingo. Sensato, sí, pero derrotista: el comunicado del ente apunta que el municipio, como el país, “no se escapa de la violencia. Esperamos que puedan comprender”. Por ahora, las balas silenciaron el calipso: Pedrito Onda, como lo conocían, ya está en su último escenario. Tenía 25 años.

El sur sigue encendido

Pero el asesinato del cantante de Onda Nueva es apenas una de las muestras de la violencia en el sur del estado: las últimas dos semanas no han sido fáciles para esos municipios, comenzando con Gran Sabana, en donde el lunes 6, una familia de comerciantes fue tiroteada durante un robo. No mucho había pasado cuando el crimen se trasladó hasta El Palmar, en donde un técnico de celulares murió por las balas de la Policía del estado Bolívar. En ambos casos, la gente protestó contra la arbitrariedad de los funcionarios.

No lo dejemos hasta allí: añádale un enfrentamiento entre bandas armadas en El Callao y los asesinatos de un policía en Guri y de dos guardias nacionales en San Martín de Turumbán. Todo en una semana y tantitos días. Amor, integración y progreso suenan como antónimos lapidarios de lo que realmente ocurre en Bolívar.

La calle y sus simbologías

A11MATANZASLa fotografía de William Urdaneta que acompaña este retazo es del viernes pasado. El escenario es un tramo de la destrozada avenida Fuerzas Armadas y la hace especial y digna de archivar un contraste: en primer plano, un promontorio de basura. Atrás, la diligente maquinaria propagandista del gobernador Rangel Gómez que despliega mentiras y recursos en una frase: Bolívar, cada día mejor.

Olvida el primer mandatario regional que por mucha foto, por mucho maquillaje y por mucho realazo publicitario, las gestiones de gobierno trascienden por la eficacia con la que propician el bienestar ciudadano: no es exactamente el caso de sus tres períodos como mandamás. He aquí una muestra.

Mediación necesaria

Amén de las creencias (muchos hablarán de intervenciones divinas) o la ausencia de ellas, hay un foco: que el Vaticano esté dispuesto a mediar entre chavismo y oposición para que, finalmente, haya un diálogo que permita los acuerdos necesarios para que la crisis política (la hay, amigo oficialista) sea asunto del pasado, no es poca cosa.

No puede el país permitirse otras comiquitas disfrazadas de diálogos que terminaron en burlas, como ocurrió en 2002 y en 2014: la determinación ha de ser que la solución no es cosa de birlibirloques sino de la racionalidad. Eso sí: sin declinar en la determinación del revocatorio en 2016.

Del hambre y sus miserias 

Está bien: las protestas por comida que los venezolanos de 2016 protagonizan a diario son una manifestación genuina y legítima del derecho a expresarse contra un gobierno que los -que nos- condena a una vida de estómagos pegados a los espinazos.

Ese es un punto. Y están, lamentablemente, los extremos opuestos. Lo vimos el lunes en la avenida Angosturita, cuando una multitud con bolsas se apostó en plena tarde dispuesta a saltarle al primer camión que se atravesara. Los límites existen. Una cosa es la exteriorización civilizada del descontento. Otra, actuar como bestias de rapiña. En tal diferencia hay un abismo.

Visto 5079 veces Modificado por última vez en Miércoles, 21 Septiembre 2016 02:15

Tras el temblor, residentes de los diferentes edificios en Ciudad Guayana se mantuvieron en las afueras por temor a una réplica. E...

En promedio han fallecido cuatro niños diarios en el Hospital Uyapar, colapsado desde el cierre del Menca de Leoni, en San Félix. ...

El río llegó este 14 de agosto a los 18.04 msnm, pasando por un centímetro el nivel histórico de 1943 y restando uno para llegar a...

El gobernador del distrito 4370 del Rotary Internacional precisó que al menos 180 pacientes en Bolívar esperan por marcapasos, los...