Sábado, 20 Agosto 2016 00:00

Funcionarios y voluntarios debaten propuestas para rescatar Bomberos de Caroní

 
Valora este artículo
(4 votos)
La institución y sus equipos están en las peores condiciones La institución y sus equipos están en las peores condiciones Foto Raúl Vejar
  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN 

Voluntarios aguardan permiso municipal para recuperar operaciones de bomberos de Caroní 

barra 4naranja220

Bomberos de Caroní celebra 46 años en la mayor debacle estructural de su historia 

barra 4naranja220

La invalidez del Cuerpo de Bomberos acentúa la ruina de Ciudad Guayana

 

En respuesta al deterioro de las instalaciones y las condiciones en las que labora el Cuerpo de Bomberos de Caroní, voceros de sociedad civil junto al coronel Pedro Vargas, su fundador, convocaron a una reunión al comandante de la estación, José Zamora, para proponer una alianza entre la comunidad y entidades gubernamentales para trabajar en función de algo: su recuperación.

“Se están emprendiendo nuevos proyectos, por supuesto, de forma progresiva”, declaró José Zamora, comandante del Cuerpo de Bomberos de Caroní, sobre la posible conformación del nuevo equipo de colaboradores y las propuestas.

A pesar del abandono que sufre la institución desde hace varios años, Zamora asegura contar con la disposición de la Gobernación para colaborar en el rescate de las sedes y la dignificación de los cuerpos del municipio.

Además expuso que la Alcaldía aprobó hace unas semanas un fondo para la compra de repuestos de los vehículos que están sin funcionamiento.

“Importante es aquel que manifieste el deseo de aportar”, refiriéndose al alcalde y al gobernador del estado, así como a empresas privadas que se propusieron su colaboración.

Carencia institucional 

Las declaraciones del comandante son contrarrestadas con la realidad que sufren diariamente los apagafuegos: hasta los turnos de trabajo han cambiado, no solo por la carencia de equipos, sino por la escasez de alimentos en la estación.

“Las guardias de 24 horas en las que solían laborar fueron divididas desde hace un tiempo porque no hay comida para todos. El personal de bomberos ahora se divide en 3 turnos”, detalló Carlos Gómez, quien es uno de los voceros y colaboradores en el cuerpo.

Pese a los fondos que anunció la Alcaldía, colaboradores del cuerpo de bomberos propusieron ante las autoridades municipales la asistencia de la sociedad civil con el rescate de las unidades de transporte que están desde hace mucho tiempo en un estacionamiento. Sin embargo, no ha habido autorización de los entes para poder iniciar la obra.

Los aportes que pretenden generarse no solo son monetarios, también constarían con la entrega de repuestos, pintura y demás utensilios para la restauración. La mayoría de los vehículos se encuentran en un estado irreparable. De las 20 unidades, solo 5 pueden ser rescatadas.

Reestructuración en el equipo

Aunque las instalaciones de la sede coronel Pedro Vargas denoten cansancio y olvido, Zamora se mantiene optimista ante la problemática que alerta tanto a los ciudadanos y bomberos. Testifica que “no voy a perder tiempo buscando quién es el culpable, prefiero aprovechar mi tiempo buscando quién puede ayudar”.

El comandante del equipo propone un reordenamiento en el equipo de trabajo, además llamó una “visualización de prioridades”, donde jerarquiza las carencias y soluciones del cuerpo con el orden de: personal, automotor, infraestructura e insumos.

En la reunión pautada para la próxima semana se espera forjar una alianza entre comerciales y gubernamentales para lograr una recuperación progresiva de la institución.

Agenda de celebración 

Con motivo del Día Nacional del Bombero, el organismo pautó junto con el personal una serie de actividades para celebrar la festividad de los héroes de la ciudad.

Entre las pautas de la semana, este sábado se desarrollará el acto central en la Plaza Bolívar de San Félix, donde se homenajeará a los bomberos jubilados. En la tarde se bautizará el libro escrito por el coronel Pedro Vargas.

José Lugo, quien ejerce desde hace 11 años en el cuerpo, piensa que ya el festejo no es igual que años atrás. “Los funcionarios que emprenden esta labor tienen sentido de pertenencia, tienen ese sentimiento de hermandad que nos motiva a ayudar al prójimo. Aunque tengamos esta situación, estamos obligados a ayudar”, añadió, pese a la amarga problemática.

 

La institución que debe volver
a ser lo que fue

■ Abigail Antonio Bonalde Medrano

El 20 de agosto de 1972, en Maracaibo, estado Zulia, se celebró el I Congreso Bolivariano de Bomberos, con asistencia de los más altos representantes de los bomberos de las cinco naciones libertadas por Simón Bolívar. En esta magna cita se decide y se ratifica por medio de la resolución número 1 del Colegio Nacional de Bomberos, como Día Nacional del Bombero.

Por ese motivo, todos los 20 de agosto los bomberos celebramos y conmemoramos nuestro día con orgullo, dignidad y mucha humildad sobre todas las cosas.

Los que nacimos en los años 60 y formamos parte en los años 80 de las filas de los cuerpos de bomberos en Venezuela, específicamente en los Bomberos de Caroní, sabemos y tenemos la certeza de que algunos compañeros que por cuestiones circunstanciales se han formado y capacitado a través de algunos cursos y les ha tocado ejercer esta profesión, les cuesta mucho internalizar y entender la altísima responsabilidad que es ejercer esta delicada y difícil labor. Solo basta haber estado en esta institución con dignidad, disciplina y abnegación, haber participado en eventos de envergaduras reales e inequívocas donde verdaderamente se juega uno la vida. Es fácil decirlo, difícil es vivirlo en carne propia como nos tocó a nosotros en esa época y ahora mucho más por la falta de insumos y equipos.

Nací en el año 1968. En 1986 contaba con 18 años de edad y pude ingresar al Cuerpo de Bomberos de Caroní como bombero permanente. Para esa época, la disciplina y la abnegación eran como creer en el mismo Dios que nos creó y mucho amor.

Hoy, esto ha dado un giro de 180 grados hacia una gestión negativa producto de las pésimas gerencias y falta de voluntad política para con la institución. Han sido mezquinos los gobernantes de turnos e ineficientes para impulsar esta institución. Valoro y conozco a la gran mayoría de compañeros y amigos que aún permanecen luchando por mejorarla. Otros se niegan a sus jubilaciones y/o pensiones impidiendo el paso a las nuevas generaciones que mucho pudieran aportar y mejorar esta precaria situación. Las personas pasamos y debemos dejar huellas positivas más permitir a las nuevas generaciones tomar las riendas para sacar a flote este barco hundido.

A la mayoría de nosotros, que emigramos a las empresas básicas en busca de mejores reivindicaciones pero siempre ayudando y aportándole en lo que podamos a nuestros bomberos municipales, le expreso mis más sinceras palabras de aliento y esperanza en que exista un cambio para mejor. El deterioro moral, institucional, operativo, tiene sus responsables y solo Dios sabrá cuándo y cómo deberá esta institución volver a lo que fue hace unos 20 o 25 años.

Quizás no me permito decirle feliz día, pero sí que no se pierdan las esperanzas en que muy pronto sí será un feliz Día Nacional del Bombero. Aún nada es tangible: todo está en una nueva ley que hasta hora es letra muerta.

Bombero y abogado 

 
Visto 2660 veces Modificado por última vez en Sábado, 20 Agosto 2016 05:06

Tras el temblor, residentes de los diferentes edificios en Ciudad Guayana se mantuvieron en las afueras por temor a una réplica. E...

En promedio han fallecido cuatro niños diarios en el Hospital Uyapar, colapsado desde el cierre del Menca de Leoni, en San Félix. ...

El río llegó este 14 de agosto a los 18.04 msnm, pasando por un centímetro el nivel histórico de 1943 y restando uno para llegar a...

El gobernador del distrito 4370 del Rotary Internacional precisó que al menos 180 pacientes en Bolívar esperan por marcapasos, los...