Martes, 03 Mayo 2016 00:00

Apagones y racionamiento golpean con más fuerza a los sectores populares

 
Valora este artículo
(1 Voto)
Desde las 5:00 de la tarde vecinos de Villa del Sur protestaron en la avenida Atlántico. Exigen que Corpoelec repare una falla de alta tensión Desde las 5:00 de la tarde vecinos de Villa del Sur protestaron en la avenida Atlántico. Exigen que Corpoelec repare una falla de alta tensión Foto Clavel Rangel

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

     
 

barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Hijo preocupado por la salud de su madre escribe carta a Corpoelec por los apagones

barra 4naranja220

Corte de 12:00 de la noche generó protesta y vandalismo en avenida principal de Castillito

barra 4naranja220

Parcelas de El Roble también protestó por los apagones

barra 4naranja220

Inseguridad y racionamiento eléctrico radical atemorizan a comerciantes de Unare

 
     

Las lluvias del sábado alegraron al ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, pero no a la comunidad de Villa del Sur en la parroquia Unare.

Esa noche, mientras en el embalse de Guri el Gobierno hacía una fiesta por el comienzo de la temporada de las precipitaciones (y en consecuencia la posible superación de la crisis eléctrica), en el centro del municipio Caroní también comenzaban los males de la época lluviosa: los cortes de luz, ahora por los imperfectos técnicos.

Y eso fue lo que pasó en un sector de lo que otrora fue la invasión Villa Bahía. Tras las lluvias una guaya de alta tensión cayó sobre una de las viviendas, y hasta este lunes en la noche ninguna comisión de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) se había acercado a atender la avería. O al menos eso dice la comunidad.

Carmen Gómez tuvo que cocinar lo que pudo el domingo para evitar que se le dañara la comida. Un pescado se le dañó y el pollo que le ha costado tanto tuvo que cocinarlo por completo para no perderlo. Alimentos que cada día cuestan más (por el desabastecimiento) y ahora temen que se les pudra en el medio de un apagón.

Es esa crisis lo que obligó a Carmen a acompañar a sus vecinos en la protesta de la noche de este lunes en la avenida Atlántico, para llamar la atención de alguien.

Quemaron cauchos y escombros en el medio de la calle, a pocos metros de las urbanizaciones como Loma Linda o Lomas del Caroní, en las cercanías de las playas del río Caroní.

Pedro González lo resume: “estamos en una crisis humanitaria, no hay alimentos, no tenemos luz, no hay medicinas, no tenemos agua. ¡Ya basta!”, declaró en nombre de sus vecinos.


¿Discriminación?

“¿Cómo es posible que nosotros tengamos que salir a protestar para que Eleoriente se asome aquí?”, inquirió Betzi Rojas, vecina de la barriada. “Para esto si tenemos al Gobierno, policías, para eso sí vienen pero cuando hay un problema en la comunidad ellos no se abocan”, reclamó ante la presencia de un contingente de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en la manifestación, que los amenazaba con llevarlos presos si seguían quemando basura porque eso generaba contaminación.

La respuesta de los afectados fue casi de indiferencia. “Si a nosotros no nos resuelven, tampoco tendremos derecho a un ambiente sano”.

A Betzi -como al resto de sus vecinas- le preocupa que tras 24 horas no haya atención a una guaya que cayó. “Allí hay niños, vale, también somos seres humanos y tenemos necesidades”.

Un asunto medular es la refrigeración de los alimentos. “¡Cómo es posible que se nos vaya a dañar el pollo y la carne y todo eso, cosas que están tan caras hoy en día! El alimento de los niños perdiéndose, un alimento que no se consigue”.

Como en otros sectores alejados del centro de la ciudad, el mal servicio y las cuotas de racionamientos son más duras. Por esta misma razón este fin de semana protestó la comunidad de Francisca Duarte en la vía El Pao. En las periferias de Puerto Ordaz y San Félix pasan hasta tres días sin servicio eléctrico sin que nadie les atienda.

“Hasta el sábado la luz se había ido en regla, como indica el plan de racionamiento, pero ayer (domingo) se pasaron. Se fue a las 10:00 de la mañana y volvió a la medianoche”, contó Luisa Cabeza, residente del sector, quien relató que barriadas cercanas como Buen Retiro y Los Clavellinos también experimentaron fallas eléctricas, pese a estar ubicados, paradójicamente, cerca de las centrales hidroeléctricas Macagua y Caruachi.

Mary Mujica calificó la protesta como una especie de estallido, si se toma en cuenta las necesidades de la población. “Uno tiene un artefacto eléctrico y se le quema, ¿y quién se lo paga? Y el sueldo diario no da ni para comprar un pollo. La gente se molesta y sale a protestar, esto es lo que ocasiona el Gobierno con esta crisis”.

Aún quedan 31 días de racionamiento.

Vecino

Betzi Rojas, vecina de Villa del Sur: “A nosotros se nos daña nuestra comida en la nevera porque a ellos no se les da la gana de venir a reparar”

Visto 4771 veces Modificado por última vez en Jueves, 05 Mayo 2016 04:34

Tras el temblor, residentes de los diferentes edificios en Ciudad Guayana se mantuvieron en las afueras por temor a una réplica. E...

En promedio han fallecido cuatro niños diarios en el Hospital Uyapar, colapsado desde el cierre del Menca de Leoni, en San Félix. ...

El río llegó este 14 de agosto a los 18.04 msnm, pasando por un centímetro el nivel histórico de 1943 y restando uno para llegar a...

El gobernador del distrito 4370 del Rotary Internacional precisó que al menos 180 pacientes en Bolívar esperan por marcapasos, los...