Sábado, 16 Abril 2016 00:00

Cuerpos de seguridad destruyen puestos de buhoneros de la avenida Atlántico

 
Valora este artículo
(8 votos)
En horas de la madrugada inició el desalojo y la demolición de las instalaciones. En horas de la madrugada inició el desalojo y la demolición de las instalaciones.
 

BARRA5

MÁS INFORMACIÓN

■  La informalidad llega a 60% en América Latina

■  Gobierno extrema racionamiento eléctrico con reducción de labores en oficinas públicas

 
     

Efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), la Alcaldía de Caroní, cuerpos de patrulleros del Caroní y Policía del Estado Bolívar, interrumpieron la calma a horas de la madrugada para decomisar mercancía y desmantelar instalaciones de entre 13 a 20 buhoneros.

Los afectados alegan que todo inició alrededor de la 1:00 de la mañana de este sábado, cuando vehículos de estos organismos llegaron a la avenida Atlántico, a la altura Centro Comercial Plaza Atlántico. De manera violenta, según comentan, los efectivos derribaron sus puestos de trabajo y “hurtaron” sus pertenencias personales.

José Vargas, que vende pimpinas de agua, manifiesta que “lo que hicieron fue un robo”; también que los organismos llegaron de noche, sin aviso previo ni una orden que demostrara una violación de la ley por parte de los comerciantes.

Según Vargas, las autoridades “llegaron con pistola en mano” y  les decomisaron 200 pimpinas de agua de 18 litros con las que sustenta a su familia.

Buhonero6

Muchos de estos comerciantes manifiestan que de dicho trabajo dependía el sustento de su familia.

Caso omiso

“Nosotros mostramos los permisos y no nos hicieron caso”, explica Vargas, resignado. Un grupo de afectados decidió presentar la queja a la Alcaldía, pero no obtuvieron respuestas.

Los afectados comentan que entre la Guardia Nacional Bolivariana, los patrulleros y los entes de la Alcaldía derribaron las instalaciones una por una, con ayuda de las máquinas del Servicio Patriótico.

“¿Ahora dónde trabajo yo?”, se pregunta el comerciante, que dice sustentar a su familia de cuatro hijos con su venta.

Estos buhoneros, que alegan tener más de 13 años en su sitio de trabajo, se quejan de la agresividad con la que los cuerpos de seguridad actuaron. “Se llevaron hasta las bombonas de gas de unos puestos de comida”, comenta Vargas. Con impotencia, él y otros afectados no saben a quién acudir para reclamar sus pertenencias y dinero.

buhonero5

Los buhoneros se quejan de la agresividad con la que los cuerpos de seguridad actuaron.

Reclaman hurto

“Se llevaron mi cartera con quinientos mil bolívares y mis documentos, fue todo lo que había hecho en la semana. También rompieron los toldos y demolieron”, denuncia Kelly Rangel, vendedora de flores en la avenida.

Rangel alega que las figuras de autoridad no preguntaron ni dieron razón, “solo llegaron desarmando, nos veían las caras de bobos”. Asimismo reclama que su cartera, en la que había tarjetas de crédito, débito, y papeles de la Alcaldía, fue “hurtada” por uno de los patrulleros.

Dentro del “robo millonario” que expresan estos comerciantes, entran, según comentan, estos insumos: bombonas de gas, cientos de flores, cajas de refresco, frutas, pimpinas de agua, y más.

“Quiero que el Alcalde o el Gobernador me den la cara y me digan qué es lo que van a hacer conmigo y con los puestos, necesito mis pertenencias. Este era el sustento de mis niños”, manifiesta Rangel angustiada, y expresa que el cómo darle de comer a sus hijos (uno de 8 y otro de 12) y a su madre (una persona discapacitada) es ahora una gran incógnita. 

buhonero4

Jesús Rivas alega tener todos sus papeles en orden, como gran parte de los comerciantes.

Permisos

buhonero3

Jesús Rivas: “Fuera, fuera de aquí, era lo que decían. Nos intimidaron”

buhonero2

Kelly Rangel: “Solo llegaron desarmando, nos veían las caras de bobos”.
 

Los afectados no observaron documentación ni permisos que explicasen las razones de tales actos “violentos”, ni de la destrucción de sus puestos. Las explicaciones por parte de las autoridades no llegaron a oídos de los comerciantes en toda la mañana.

Por otro lado, según argumentan, los entes responsables tampoco revisaron los papeles que certifican a los comerciantes de hacer sus ventas, que ya estaban desplegadas por más de una década en

la avenida.

Jesús Rivas vendía franelas y flotadores, y a pesar de alegar ser un comerciante que cuidaba las áreas verdes alrededor de su puesto de trabajo, y que cargaba consigo los permisos de la Alcaldía de Caroní, también se vio afectado por las represalias injustificadas.

Afirma la mala actitud de las autoridades: “‘Fuera, fuera de aquí’, era lo que decían. Nos intimidaron”. Rivas, a parte de la licencia de actividades económicas que cargaba consigo, como respaldo de la legalidad de su comercio, también poseía los comprobantes del pago de impuestos.

“Supuestamente, después de casi 15 años de que nosotros estamos aquí, recién se han dado cuenta de que esto es áreas verdes. Pero nosotros hemos limpiado, yo hasta he sembrado”, continúa Rivas.

“Pago mis impuestos, en los cuales dicen que tengo que pagar agua y luz, pero yo no aprovecho nada, ni gozo de eso, pero igual yo pago”.

Llegado el mediodía del sábado, la maquinaría de la Alcaldía de Caroní continuaba el derrumbe de los negocios.

Sorabel Jiménez, vecina de las Lomas del Caroní y que rechaza rotundamente los actos que se desarrollaron en la madrugada, opina que el consejo comunal de la urbanización tuvo que ver con la actuación de las autoridades, porque las áreas donde se desplegaban los buhoneros correspondían a áreas verdes. Comenta que también han surgido quejas internas con respecto a la limpieza del lugar, y la supuesta “mala fachada” que le brindan estos comerciantes a la ciudad.

Aun así, opina que: “son personas que se están ganando su alimento dignamente, no son malandros los que estaban allí trabajando”. 

 

Visto 4254 veces Modificado por última vez en Domingo, 17 Abril 2016 00:08

Tras el temblor, residentes de los diferentes edificios en Ciudad Guayana se mantuvieron en las afueras por temor a una réplica. E...

En promedio han fallecido cuatro niños diarios en el Hospital Uyapar, colapsado desde el cierre del Menca de Leoni, en San Félix. ...

El río llegó este 14 de agosto a los 18.04 msnm, pasando por un centímetro el nivel histórico de 1943 y restando uno para llegar a...

El gobernador del distrito 4370 del Rotary Internacional precisó que al menos 180 pacientes en Bolívar esperan por marcapasos, los...