Sábado, 25 Octubre 2014 00:00

José Gregorio Hernández: el santo no proclamado

 
Valora este artículo
(2 votos)
Hernández fue declarado Venerable en 1986 por el beato papa Juan Pablo II Hernández fue declarado Venerable en 1986 por el beato papa Juan Pablo II Foto cortesía El Universal

1986 fue un año especial para la esperanza de los feligresía venezolana. Desde el Vaticano, Juan Pablo II, hoy santo, tuvo varios gestos con los católicos de este país. Uno de ellos: el 14 de mayo. Al finalizar la audiencia general de los miércoles en la que habló sobre el sabor del conocimiento de Dios, el papa polaco se expresó:

“Saludo a la peregrinación de Venezuela, en honor del venerable José Gregorio Hernández (…). Que vuestra visita a la tumba de San Pedro os ayude a incrementar vuestra fe y vuestro amor a la Iglesia”.

Hace 28 años, en enero, Juan Pablo II elevó a José Gregorio Hernández de la categoría Siervo de Dios a Venerable, el segundo escalón en el camino a la inscripción en el canon de santos de la Iglesia Católica.

w-JGH
La Iglesia Católica aún no aprueba el culto a José Gregorio Hernández por no ser declarado beato todavía / Foto William Urdaneta

Sus palabras no fueron al azar. El entonces venerable era -un año atrás- un doctor cuyo nombre revoloteaba con fuerza en el tercer piso del Palacio de las Congregaciones, en el corazón del Vaticano.

El 28 de enero de 1985, la víspera de la escala en Ciudad Guayana, en el discurso al laicado de Venezuela, en la catedral de Caracas, Juan Pablo II se refería al doctor José Gregorio Hernández (así como a Cecilia Acosta), como “ejemplo de virtudes admirables”. Un año después lo nombró Venerable.

Con este nombramiento, la Iglesia reconoce formalmente las virtudes heroicas en vida con lo cual queda vencido el obstáculo del uso del médico en la santería.


w-inforgrafia
Infografía Europa Press

El hoy (único) cardenal venezolano, Jorge Urosa Savino fue el vicepostulador de la causa del Venerable entre marzo de 1984 y el 17 de marzo de 1990.

El nombre del Venerable volvió a repetirse en boca de Juan Pablo II tres años después, el 21 de septiembre durante la visita del episcopado venezolano a la Santa Sede. En el encuentro, el Papa retó a los jerarcas criollos:

“La tarea que os habéis propuesto es ciertamente exigente y alentadora: queréis formar ‘hombres nuevos’. Hombres que, superando el pasado positivismo antirreligioso o la idea de que la fe es un asunto exclusivo de personas pusilánimes o de niños se esfuercen en acrecentar su formación religiosa y se sientan llamados a testimoniar su compromiso cristiano. Hombres y mujeres que estén presentes en todos los niveles de la sociedad: el arte, la cultura, la política, el trabajo. No han faltado entre vosotros ejemplos destacados de cristianos comprometidos en el campo intelectual y profesional, como lo fue el Dr. José Gregorio Hernández. Hombres nuevos, por tanto, ‘Para una Venezuela nueva’, más cristiana, es decir, más justa y más fraterna”.

El sábado 10 de febrero de 1996, en el Teatro Teresa Carreño de Caracas, Juan Pablo II decidió volver a resaltar el nombre de José Gregorio Hernández antes los responsables de la vida social, cultural, política y económica de Venezuela:

“Invito a los intelectuales, artistas y educadores a que, siguiendo las huellas de Andrés Bello, Cecilio Acosta y Caracciolo Parra, y alimentándose en las fuentes del bien y de la belleza auténtica, lleven a cabo su acción en la sociedad, orientándola hacia la verdad suma que es Dios”.

“A los hombres de la ciencia y de la técnica la Iglesia los anima a proseguir, como el doctor José Gregorio Hernández, fomentando el progreso integral que permita al ser humano conocerse mejor a sí mismo y comprometerse en los diversos campos de la vida social”, expresó entonces Juan Pablo II.

Hacen falta más como él
Hoy hace 150 años nació José Gregorio Hernández, “médico de los pobres, cristiano ejemplar”. Su vida estuvo marcada por la fe. Quienes lo conocieron decían que era un santo, de esos modernos que supo compaginar el profundo amor por su profesión con el espíritu evangélico, haciendo que muchos conocieran de Dios gracias a sus obras.

La vida del “doctorcito”, así llamado por muchos con cariño, comenzó en Isnotú, estado Trujillo, un 26 de octubre de 1864. En 1888 se graduó en la Universidad Central de Venezuela (UCV) en Medicina y durante su carrera fue distinguido por su fe inquebrantable en Jesucristo y en su Iglesia.  

Tuvo una importante trayectoria académica y esto le permitió hacer estudios en Francia que luego aplicó en Venezuela; modernizó la práctica de la medicina y luego fue miembro fundador de la Academia Nacional de Medicina. Hablaba inglés, francés y alemán.

El rector de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Francisco José Virtuoso, s.i. sintetizó el 15 de octubre en el foro “José Gregorio Hernández. Reto y Esperanza a 150 años de su nacimiento” en la sede de esta casa de estudios en Caracas, uno de los grandes aportes de Hernández en la conciliación de fe y razón… en el siglo XIX, cuando “el hombre de fe no podía ser un hombre de ciencia y el hombre de ciencia no podía ser un hombre de fe”.

José Gregorio “aparece como el hombre eminente científico, profesor universitario, eminentemente culto y a la vez un hombre profundamente de fe”, subrayó Virtuoso.

“Hernández vivió su profesión guiado por el espíritu evangélico, contribuyendo a que muchos descubrieran a Cristo. Desde que estaba en vida lo consideraban Santo sus contemporáneos, un Santo de hoy, diríamos ahora, de los que le pedimos a Dios hayan muchos en esta sociedad porque nos hacen falta muchos José Gregorio”, agregó el también jesuita, Javier Duplá.

Murió un Caracas un 29 de junio de 1919, cuando iba a comprar medicinas para uno de sus pacientes, lo arrolló un conocido en una época donde la capital de país apenas contaba con 100 carros. Sus restos están dispuestos en la iglesia parroquial de Nuestra Señora de La Candelaria, en Caracas.

30 años después de su desaparición física el arzobispo monseñor Lucas Guillermo Castillo inició la Causa de Beatificación y Canonización para Hernández. La Iglesia entonces comenzó el estudio de su vida y obra, así como de los testimonios de sus milagros.

Ese trajinar llevó a que el 16 de enero de 1986 el hoy santo Juan Pablo II decretara que había vivido su compromiso cristiano y practicado las virtudes en grado heroico, concediéndole así el título de Venerable.

Para sus devotos el segundo de los cuatro pasos en el proceso de canonización no es suficiente; desde la década de los años 80 han seguido el trabajo para lograr la beatificación de José Gregorio Hernández.

Clamor desde Miraflores
El Sibci reseñó que el 22 de octubre el cuerpo diplomático venezolano organizó una misa por la pronta beatificación del Venerable. Según el Sibci, la eucaristía fue presidida por Fidel González Fernández, teólogo e historiador y por monseñor Guido Mazzota, ambos consultores de la Congregación para las Causas de los Santos.

“Hoy cumplo un año de haber conocido al papa Francisco, reiterándole en Roma el clamor del pueblo venezolano, a que se proceda, ojalá muy pronto a la canonización al santo del pueblo José Gregorio Hernández”, apuntó el 17 de junio de este año, el presidente Nicolás Maduro.

Lucha prolongada
A los 150 años de su nacimiento el movimiento que persigue esta causa está más vivo, y en la búsqueda del milagro faltante para que la Iglesia Católica lo incluya como beato. Quienes creen en el “médico de los pobres” profesan en él una fe inquebrantable.

Josefa Martínez considera, por ejemplo, que no hay milagro que él no pueda conceder. A sus 87 años siempre ora al “doctorcito” y le enciente una velita. “Él lo cura a uno, las veces que me he visto mala siempre está conmigo. No me desampara y no es cosa de vieja, como dirían mis nietos, yo le soy devota desde muy joven, cuando acudí en su auxilio porque me vi grave, desde entonces no he dejado de creer, sería justo que por fin le dieran la beatificación”, afirmó.

Rosario Sánchez también apoya que José Gregorio Hernández sea bendecido. “Yo no era muy creyente de nada, cuando eres joven crees que puedes comerte al mundo, pero no es así. Yo tuve un accidente de tránsito y en el hospital pude ver una imagen igualita a la de él.  Él me ayudó junto con los otros médicos. En ese entonces ni siquiera sabía quién era, lo averigüé cuando me recuperé y no había ningún médico en el lugar con su descripción, eso bastó para convencerme”, confesó.

En la iglesia de La Candelaria, en Caracas, celebrarán este domingo siete misas para pedirle a Dios agilizar el proceso de beatificación de Hernández. Dos obispos auxiliares de Caracas, el obispo de La Guaira, Jorge cardenal Urosa Savino, el actual vicepostulador de la Causa y el nuncio apostólico serán los encargados de presidir las liturgias.

“Hay varias actividades organizadas en todas las diócesis de Venezuela para pedir por la pronta beatificación. Lo que no se le puede dar ahorita es culto público, pero vamos a orar, y tocar las puertas de las casas en busca de ese milagro que hace falta para que sea beatificado”, explicó el párroco de la iglesia Sagrada Familia, de Unare, José Gregorio Salazar sobre la jornada especial de oración este domingo en Ciudad Guayana.

     
  Oración

Señor Jesucristo, que infundiste en tu siervo José Gregorio la constancia en la virtud, la pureza en sus acciones, un gran amor por ti, a tu Santísima Madre y al prójimo, dígnate glorificarlo ante tu iglesia. Haz que yo, imitando sus virtudes, me acerque más a ti, y por méritos de tu Pasión y Muerte, concédeme la gracia que te pido...

Virgen de Coromoto, Patrona de Venezuela, intercede por la glorificación de tu devoto José Gregorio Hernández. Amén.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.
 
     

________________________________________________________________________________________

Ayudando a la causa beata

Quienes deseen dar a conocer sus testimonios para ayuda a la causa del doctor José Gregorio Hernández pueden escribir al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., ingresar a la página web www.causajosegregorio.org.ve y comunicarse en las redes sociales a través del Twitter @causa_JGH.

También pueden escribirse cartas dirigidas a la Vicepostulación de la Causa del Dr. José Gregorio Hernández, Palacio Arzobispal. Plaza Bolívar. Apartado 954.Caracas 1010-A.
________________________________________________________________________________________

MÁS INFORMACIÓN

 Invitan a orar por la beatificación de José Gregorio Hernández

Visto 7314 veces Modificado por última vez en Domingo, 26 Octubre 2014 02:40

Tras el temblor, residentes de los diferentes edificios en Ciudad Guayana se mantuvieron en las afueras por temor a una réplica. E...

En promedio han fallecido cuatro niños diarios en el Hospital Uyapar, colapsado desde el cierre del Menca de Leoni, en San Félix. ...

El río llegó este 14 de agosto a los 18.04 msnm, pasando por un centímetro el nivel histórico de 1943 y restando uno para llegar a...

El gobernador del distrito 4370 del Rotary Internacional precisó que al menos 180 pacientes en Bolívar esperan por marcapasos, los...