Miércoles, 14 Agosto 2013 00:00

Cinco familias de Los Arenales siguen viviendo a la orilla del río

  Estefania Todisco
Valora este artículo
(0 votos)

En agosto del año pasado las lluvias ya habían hecho de las suyas en Ciudad Guayana; y en los sectores rurales donde el asfalto, el relleno y los brocales se vieron gravemente afectados.

Tal fue el caso de los Reyes y cuatro familias más en el sector Los Arenales, de San Félix. Al final de esta zona, la comunidad colinda con el río Caroní y cuando éste crece, a causa de las lluvias, sus casas quedan anegadas.

Este año han gozado de suerte porque las precipitaciones no han sido tan fuertes como para inundar sus hogares, como sucedió el año pasado cuando las cinco familias perdieron todos sus “corotos”.

Pero además de suerte, este año están bien porque entre los vecinos afectados y la Sala de Batallas del sector se compraron 18 camiones de tierra para relleno. “Nosotros mismos recolectamos y arreglamos porque si nos ponemos a esperar por la Alcaldía o alguien, no estaríamos tranquilos ahorita”, dijo Ramón Reyes.

Promesas incumplidas
El año pasado en esta fecha ocurrió la inundación, al lugar llegó Protección Civil y las autoridades de la Alcaldía Socialista de Caroní para ayudar a los afectados, prometiéndoles reubicarlos en el polígono de tiro o en la UD-338.

“Nos metieron pura mente dijeron que nos iban a dar viviendas y uno estaba dispuesto, pero fue puro embuste y nunca más han venido para acá”, expresó Gledys Reyes.

Los 18 camiones de relleno fueron pagados por las familias, cada uno a 150 bolívares. “Si ellos dijeron que nos iban a dar apoyo, por qué no lo han hecho, si hasta todos aquí votamos rojo rojito y para eso sí vienen”, dijo Ramón Reyes.

Entre las cinco familias que están más necesitadas se suma un total de 19 personas que viven en casas cerca del río y que cada año rezan a Dios para no quedar nadando entre agua y desechos.

La hija de Ramón Reyes abandonó una de las viviendas luego de que el año pasado perdiera todo: lavadora, camas, mesas, utensilios, nevera y una peinadora, que había comprado recientemente para aquella época.

“A ella nadie le pagó nada, que nos iban a dar colchones y tampoco pasó. Esa casa de mi hija está abandonada y quién va a querer vivir allí con esto que pasa aquí”, relató el hombre.

Por ahora las familias están tranquilas y esperan que la temporada de lluvia pase sin dejar consecuencias que lamentar.

Visto 5025 veces Modificado por última vez en Miércoles, 14 Agosto 2013 21:47

Tras el temblor, residentes de los diferentes edificios en Ciudad Guayana se mantuvieron en las afueras por temor a una réplica. E...

En promedio han fallecido cuatro niños diarios en el Hospital Uyapar, colapsado desde el cierre del Menca de Leoni, en San Félix. ...

El río llegó este 14 de agosto a los 18.04 msnm, pasando por un centímetro el nivel histórico de 1943 y restando uno para llegar a...

El gobernador del distrito 4370 del Rotary Internacional precisó que al menos 180 pacientes en Bolívar esperan por marcapasos, los...