El sector 2 Kamarata-Kanaimö decidió desligarse del Consejo de Caciques Generales del Pueblo Pemón, debido a decisiones inconsultas que —consideran— los han afectado en los últimos años.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Solicitar apoyo para la ejecución de proyectos socioproductivos, ser excluidos del cobro de tarifas fijadas en gramos de oro por la Corporación Venezolana de Minería (CVM) y desligarse del Consejo de Caciques Generales del Pueblo Pemón son algunas de las decisiones a las que llegó el sector 2 Kamarata-Kanaimö del municipio Gran Sabana, al sur de Bolívar, en las asambleas comunitarias realizadas a finales de agosto.

Canaima, en el sector occidental del Parque Nacional Canaima, no ha escapado de la extracción minera que afecta con creces a la Amazonía venezolana, pero la capitanía indígena asegura, que en defensa de su vocación turística, rechazan la promoción de la minería. En cambio, piden respaldo para potenciar otras actividades, aun en medio de la pandemia por la COVID-19.

La minuta del acta de asamblea refleja que el 27 de julio, la comunidad recibió una visita de representantes de Conviasa Cargo, Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC), Bolivariana de Aeropuertos (BAER), Corporación Venezolana de Minería (CVM) y la Aviación Militar Bolivariana (AMB). En el encuentro, el representante de Conviasa -indica el acta- expuso que la aerolínea puede realizar vuelos de carga a Canaima en las modernas aeronaves Cessna 208 Caravan “a un costo más accesible que las aerolíneas privadas y que también exceptuarían el pago de las tasas aeroportuarias en La Paragua”.

En la misma minuta, la capitanía responde: “No estamos en condiciones para realizar pagos de fletes o tasas en material aurífero, no se tienen permitidos vuelos de combustibles o materiales para la actividad minera así como de bebidas alcohólicas; únicamente vuelos de víveres o alimentos para la población”.

El capitán del sector 2 Kamarata-Kanaimö, Domingo Castro, expresó -vía telefónica- que si bien la mayoría de los sectores en los que se divide el pueblo pemón en el municipio Gran Sabana se han abierto a las actividades mineras, el sector 2 mantiene que su principal actividad es el turismo y no pierden las esperanzas de que se vuelva a reactivar. “Seguimos apelando a que el turismo vuelva una vez se levanten las restricciones por la pandemia”.

 
Canaima, en el sector occidental del Parque Nacional Canaima, no ha escapado de la extracción minera que afecta con creces a la Amazonía venezolana | Fotos William Urdaneta
 


Una investigación de Correo del Caroní, Centro Pulitzer, Prodavinci e InfoAmazonia, publicada en junio de 2020, determinó que 1.033 hectáreas han sido intervenidas por la minería en el Parque Nacional Canaima, un área de casi 3 millones de hectáreas en territorio pemón. En el sector occidental del parque se contabilizaban 21 balsas mineras en noviembre de 2019, de acuerdo con un artículo de Runrunes.

Castro asegura que en el caso de Kamarata-Kanaimö, sector que cuenta con 16 comunidades y una población de 2.360 habitantes, una minoría de la población ha recurrido a la extracción de minerales durante los últimos meses. “Existen pequeños focos, pero en comparación con años anteriores se ha minimizado (...) como sus líderes hemos apelado al entendimiento”, dijo.

No obstante, la minuta de la asamblea indica que “existe un alto riesgo de que las comunidades del Valle de Kamarata inicien actividades de minería en sus espacios, si el Estado venezolano sigue desatendiendo las denuncias realizadas por estas comunidades”, en cuanto al alto costo de los alimentos, los artículos de primera necesidad y la falta de apoyo a proyectos socioproductivos.

El capitán sostuvo que por la ampliación de la actividad minera en el municipio Gran Sabana, representantes del Consejo de Caciques Generales del Pueblo Pemón han hablado “por todo el pueblo pemón” y accedieron a un tarifario fijado en gramas de oro que los ha afectado. Se refiere al tarifario en seis áreas establecido en abril de 2020 por la Corporación Venezolana de Minería y que, al igual que la legalización de las balsas en seis ríos de la Amazonía venezolana, pretende legitimar la práctica minera en el Parque Nacional Canaima.

“Nuestras comunidades y empresas han tenido que hacer pagos que no compartimos y hemos pedido reconsiderar y exceptuar a este sector de estos cobros porque no somos un sector minero y no podemos estar sujetos a condiciones que sí pueden pagar las comunidades que practican la minería”, dijo. “No tenemos oro en nuestras manos”, agregó.

Esta es una de las situaciones, dijo, que motivó al sector 2 a separarse del Consejo de Caciques Generales. “La gran mayoría decidió avalar ese proceso de desvinculación para evitar que futuras acciones nos afecten (...) eso no significa que no nos podamos encontrar en otros espacios”, afirmó. “Apelo a que las demás comunidades puedan reflexionar y ver lo que hemos hecho. Lo que queremos es cuidar nuestros espacios”, agregó.

Indígenas de la etnia pemón de otros sectores del municipio Gran Sabana han cuestionado las actuaciones del Consejo de Caciques Generales, en algunos casos débil frente a severos ataques en territorio pemón como la incursión en Canaima en diciembre de 2018 y la masacre de Kumarakapay en febrero de 2019.

Conviasa ofrece traslados

La solicitud de excluir al sector 2 de los cobros en oro coincide con el ofrecimiento de la aerolínea estatal Conviasa para el transporte de alimentos y combustible a Canaima, a un flete superior al que cobran las aerolíneas privadas. “Pedimos a Conviasa que permita pagar en bolívares o divisas. Si ofrece fletes más económicos, las comunidades van a optar por Conviasa pero mientras seguirán con los vuelos privados”, dijo.

El acercamiento con Conviasa, aseguró el capitán, devino de las discusiones para retomar los vuelos comerciales, una tarea que se adelantó para incentivar el turismo pero que se vio paralizada por la pandemia, dijo. “Conviasa realizó vuelos de prueba en diciembre y en carnavales. Las proyecciones eran prometedoras”, resaltó.

Castro dijo que solo aceptarán vuelos de combustible que sean coordinados por las autoridades legítimas “y sean para un beneficio colectivo, que se desmarca totalmente de la actividad minera”.

Proyectos socioproductivos

Las 16 comunidades del sector 2 de la Gran Sabana han solicitado a instituciones estatales soporte para financiar proyectos socioproductivos de agricultura y ganadería, recalcó Castro. “Me ha sorprendido de mi gente que la mayoría ha buscado hacer sus conucos y otras alternativas”, agregó. Pero para que este tipo de iniciativas tengan fuerza y se sostengan, requieren recursos e insumos, una solicitud que desde hace varios años realizan comunidades indígenas de este sector del Parque Nacional Canaima.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework